Entradas

mente_creadora

MENTE CREADORA

MENTE CREADORA ¿Somos lo que pensamos?

Llevo unos años ya en el tema del desarrollo personal y si hay una conclusión a la que he llegado es que tenemos una Mente Creadora.

Entiendo que habrá personas que ya lo saben y que tienen consciencia de ello. Pero también entiendo que habrá otras tantas a las que esto le sonará a novedad o a “cuento chino” y que mirarán el tema con cierta reticencia.

Si nos tomamos el tiempo para analizar diferentes situaciones o circunstancias, quizás sea más fácil entenderlo.

Piensa en ese día qué al levantarte, abriste la ventana de tu habitación, viste que estaba lloviendo, maldijiste a la lluvia y… comenzaste a pensar que ella lo complicaría todo. ¿Qué sucedió luego? Que tu mal humor floreció por arte de magia, te golpeaste la cabeza con un mueble de la cocina, se te quemó el café, no encontraste esa camisa que querías ponerte. Y ni hablar de cómo te quedó el pelo por la humedad. En días como esos, podemos ver que la cadena de la negatividad se activó en ti y que se quedará instalada todo el día, excepto que tú hagas algo para cambiarlo. ¿Te suena ahora un poco más?

Si caemos en la queja, el enfado, la negatividad, la crítica, acabamos viviendo en una realidad acorde a todas esas emociones negativas.

¿Cómo es posible esto?

Es posible porque es tu mente la que crea esa realidad. Y tu realidad, es resultado de tus pensamientos. Si al levantarte y abrir la ventana y ver que llueve, sólo hubieras pensado “está lloviendo” y ya. La situación hubiera sido diferente, simplemente porque no basaste tu realidad en que la lluvia es negativa y lo complica todo.

Es decir, si nuestra vibración cambia, si pensamos en cosas positivas, si vemos oportunidades en vez de problemas, esta nueva realidad nos acercará a más cosas positivas.

La mente es creadora, creamos nuestra realidad, quieras aceptarlo o no. Pero ojo, esta puede ser un arma de doble filo. Porque el hecho que la mente sea creadora, no significa que sólo podemos utilizarla de manera de crear en positivo. Lamentablemente, como te expliqué antes, muchas veces creamos una realidad en donde todo es negativo o donde no podemos sacar provecho de nada.

¿Qué hacer ahora?

Como todo lo que sucede en nuestro proceso de desarrollo personal, lo más importante es tomar consciencia. Una vez que te das cuenta que esto es lo que sucede con tu realidad. Lo siguiente es valorar el poder que hay en ti. Y empezar a ponerlo en práctica. ¿Cómo? Muy sencillo, cuando estés de mal humor, triste, enfadado o bajo cualquier emoción negativa, tienes que saber, que esa realidad sólo la puedes cambiar tú. Y también eres tú quien decide cuánto tiempo durará. Puedes quedarte todo el tiempo que quieras, amargándote la vida. O puedes decidir utilizar tu Mente Creadora para modificar tu realidad simplemente cambiando tu vibración.

Aquí te dejaré algunas diferentes maneras que pueden ayudarte a cambiar tu vibración utilizando tu Mente Creadora:

  1. Hacer afirmaciones positivas. Se deben hacer en tiempo presente, afirmando el objetivo que deseamos conseguir. “Soy absolutamente capaz en todo momento, me amo, me apruebo, todo está bien en mi mundo, ”. Hay mucha información sobre las afirmaciones de Louis L. Hay en internet.
  2. También puedes utilizar la Técnica del Ho-oponopono. Que simplemente se basa en repetir ciertas palabras que cambian nuestra vibración y hacen que te sientas mejor. Las más comunes son “Lo siento, te amo, perdóname, gracias”. Busca en Youtube a María José Cabanillas, me gusta mucho cómo lo explica.
  3. La EFT (Técnica de Liberación Emocional), también llamada Tapping, ayuda a liberar las emociones que nos están bloqueando. Se basa en dar unos golpecitos o toques con las yemas de los dedos en determinados sitios de nuestro cuerpo para liberar la energía.
  4. PNL (Programación Neuro-linguística). Existen muchas técnicas de PNL que puedes aprender de forma fácil y sencilla de aplicar en el día a día.
  5. Meditación. Cuando meditamos, nuestra mente se relaja y buscamos la paz interior. Tomando consciencia de nuestra respiración e intentando bajar una marcha a nuestra aceleración. No podemos estar enfadados y en paz a la vez, así, soltar una emoción le permite a la opuesta que ocupe el sitio.
  6. Visualización. Puedes hacerla dentro de la meditación. O simplemente cerrar tus ojos, respirar de forma tranquila y consciente, y visualizar cómo las emociones negativas abandonan tu cuerpo y como las positivas lo ocupan.

Estás son algunas técnicas que pueden ayudarte, pero lo imprescindible, es que busques la que mejor se adapte a ti. La que te hace sentir más cómodo.

Y por supuesto, lo más importante es que tomes consciencia que este cambio se produce desde tu interior . Y la única persona responsable de tu estado anímico y de tu vibración, eres tú.

Recuerda que si no puedes hacerlo sólo, el Coaching Personal te ayudará a conseguir tus objetivos sacando lo mejor de ti mismo.

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

dependencia_emocional

Dependencia emocional: una prisión de la que es necesario salir

¿Qué es la dependencia emocional?

La dependencia emocional, es uno de los tantos estados emocionales del ser humano, es una especie de enganche o necesidad profunda de afecto, que no sólo se desarrolla entre parejas, sino también entre amigos e incluso entre madres e hijos.

Puede que sea una situación que vivas de manera puntual con una persona con la cual te sientes fuertemente ligado. Y sin la cual pierdes funcionalidad, autonomía y te sientes como incapacitado. Pero también puede que esta dependencia se presente en múltiples oportunidades, como por ejemplo en diferentes relaciones de pareja.

¿Cómo detectar la dependencia emocional?

Aunque no existe una causa principal, la dependencia emocional puede desarrollarse como consecuencia de diversas situaciones, bien sea económicas, de salud o psicológicas y para quien lo padece, el miedo a la soledad es una constante al imaginar su vida sin esa persona de quien “depende”.

La persona que depende emocionalmente, por lo general actúa con una serie de patrones similares:

  • Da prioridad a esa persona antes que a cualquier cosa. Ya que toma las decisiones, construye su rutina y se mueve en torno a lo más conveniente para el otro.
  • Siente un deseo constante de mantener contacto excesivo con esa persona. No da lugar a los espacios personales o individuales.
  • Suele idealizar a esa persona, sobredimensionando sus capacidades, habilidades y actitudes, siempre sin ningún tipo de objetividad y magnificando todo lo relacionado con él o ella.
  • Actúa de manera sumisa, subordinándose a lo que le dice y poniéndolo siempre en primer lugar.
  • Demuestra pánico ante el abandono, como si el solo pensarlo o mencionarlo le desestabilizara o enfermara.
  • Sufre de baja autoestima.
  • Siente miedo a la soledad, lo cual le provoca ansiedad, incomodidad y malestar, sintiendo que no es importante para nadie.
  • Necesita agradar constantemente, llamando la atención al desvivirse por atender y ayudar para que les sea otorgado un valor.

¿Qué consecuencias puede traerte la dependencia emocional?

Una de las situaciones más graves es, que cuando una persona se encuentra atravesando este tipo de situaciones, asigna muy poco valor a su propia vida. La baja autoestima y el miedo a la soledad pueden ser desencadenantes de depresiones.

También, cuando un dependiente emocional atraviesa por una ruptura o separación y siente ese deseo incontrolable de retomar la relación cueste lo que cueste. Intenta contactar a la persona y siente ansiedad. Falta de concentración y una tristeza profunda. Todos síntomas que deben atacarse antes de que sea demasiado tarde.

Superar la dependencia con inteligencia emocional

Si estas atravesando por esta situación, debes saber que no estás viviendo completamente tu vida, sino que estás viviendo la de alguien más. Por consiguiente es necesario que tomes consciencia de que hay algo muy valioso que ya no puedes recuperar, y es el tiempo que has perdido.

La inteligencia emocional puede ayudarte a vivir tu propia vida, a incluir a los demás en tu mundo pero sin ponerlo a girar en torno a ellos. A crecer y evolucionar como persona y a evitar una fusión extrema con los demás, y así evitar perderte a ti mismo en el camino.

Si estas consciente de que te has desvalorizado en el camino NO te preocupes, estas a tiempo de cambiarlo. Nunca es demasiado tarde para eliminar de raíz la dependencia emocional, y aquí te cuento unos pasos a seguir:

1.    Reconoce que tienes un problema

El primer paso, siempre es reconocer que eres dependiente. Si estás aquí, es que ya lo has hecho o que vas en camino a hacerlo. Ahora es el momento de analizar tus relaciones actuales y las anteriores. Darte cuenta del patrón que sigues en relación a la dependencia emocional.

2.    Analiza más a fondo

Realiza una lista sincera, será solo para ti. Escribe las cosas que has hecho pensando en los demás y no en ti mismo/a. Sólo así tomarás consciencia del daño que te has estando causando todo este tiempo.

3.    Toma acción

Estudia diferentes maneras de abordar esta situación. Busca opciones y comienza con una. Si no te funciona, continúa con la siguiente.

4.    Refuerza tu autoestima

Piensa que la base de toda dependencia emocional es tu baja autoestima. No le quites importancia. Trabaja a fondo para reforzarla.

5.    Aprende a disfrutar de tu compañía.

Conviértete en tu mejor amigo/a.  Eres la única persona que estará siempre a tu lado. La vida es una sola y lo más importante es vivirla con amor. Pero ese amor debe ser sano y debes dártelo primero a ti mismo. Una vez que aprendas a quererte y a estar a solas contigo mismo/a, podrás establecer cuál es el tipo de amor que te mereces y compartir tu vida con alguien más.

6.    Si no puedes solo…

Pide ayuda. Pedir ayuda es algo sabio y simple como reconocer que sólo no puedes. Si no puedes ver la luz al final del camino, permite que otra persona te guíe hasta la salida. Deja de lado la vergüenza o el orgullo, toca ocuparte a fondo.

Y si quieres más información te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

Prueba el Coaching Personal, es una de las mejores opciones para trabajar la dependencia emocional. ¿Tienes dudas? La primera sesión es gratuita. Pide cita!

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

ira

¿Cómo gestionar la ira?

¿Te estás preguntando porqué reaccionas como reaccionas?

Ira. ¿Te has planteado que te gustaría poder hacerlo de una manera diferente pero no sabes cómo hacerlo?

La ira es la emoción que más energía mueve y con la que más rápidamente reaccionamos. Tan rápido que muchas veces no nos da tiempo a pensar y actuamos de manera casi involuntaria.  Y eso nos acaba generando inconvenientes a la hora de relacionarnos con los demás. Gestionar las emociones es un paso enorme en nuestro desarrollo personal, no sólo nos ayuda en nuestras relaciones personales sino que también en la relación que tenemos con nosotros mismos y es por eso que es tan importante que consigamos hacerlo.

Si este es tu caso, te voy a dar unos Tips que te van a ayudar a alcanzar a gestionar la ira:

#1 Reconoce que estás enfadado. Darte cuenta en el preciso momento en que te estás enfadando ayuda mucho y es el primer paso al cambio. ¿Conoces la frase “Una vez consciente no puedes ser indiferente”? Eso significa, que una vez que lo sabes, no puedes ignorar esa situación que te molesta o genera malestar. ¡Tienes que hacer algo! Esto es cuestión de práctica, te lo prometo.

#2 Cálmate. Respira hondo y sé consciente de lo que estás sintiendo. Cuenta hasta diez y dale una pausa a tu cabeza para asimilar lo que está ocurriendo. Frena la ira con tu respiración y toma consciencia del momento presente. Date permiso de controlar tus emociones y eso te ayudará a controlar tus acciones. Demuéstrale a tu mente quién es el jefe, quién toma las decisiones ahora.

Aún hay más sobre la ira…

#3 Tú no eres la emoción. Es tu mente la que creó esa situación de ira pero ahora tienes la posibilidad de elegir si quieres seguir dándole mayor o menor importancia. Toma la decisión de salir de esa situación. Ya conoces los resultados si te quedas donde estás y el sentimiento que viene luego de reaccionar con ira y no necesariamente es el de satisfacción o felicidad ¿Verdad?

#4 Cambia la perspectiva. Invierte el pensamiento negativo por uno positivo. Busca en tu cabeza algún motivo para sentirte feliz, estás vivo y tienes la suerte de poder experimentar lo que te está sucediendo. Sencillamente piensa que todo podría ser peor y no importa cual fue el motivo que te llevó a enfadarte. Olvídalo. Deja de pensar en ello y de poner tu energía allí. Dale la orden a tu mente y escapa lo antes posible de ese círculo vicioso.

#5 Confía en ti. Puedes hacerlo, te lo aseguro. Estás listo y preparado para llevarlo a cabo. Y si no te funciona al principio, no te desanimes, como te dije antes, todo es cuestión de práctica. No importa el tiempo que necesites para hacerlo, no hay un parámetro a seguir, pero si se necesita de tu voluntad y de tus ganas de mejorar cada día mas.

 

El hecho de gestionar la ira es un simple cambio de hábito, se necesitan un mínimo de 21 días de practica para reprogramar nuestra mente y que se adapte a un nuevo hábito.

Vale la pena el esfuerzo de intentarlo. Te lo prometo, porque este es un cambio para toda tu vida.

¿Te atreves a intentarlo?

Y si quieres más información te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

 

 

guia

Guía para recuperarte emocionalmente

Esta guía te ayudará a tomar consciencia de lo que te pasa. A veces nos suceden cosas que no estaban previstas o simplemente que no pensábamos que alguna vez nos pasarían. Una separación. La muerte de un ser querido. Un despido inesperado o el darnos cuenta que lo que hacemos o la vida que llevamos, no nos hace feliz.

Esto nos lleva a experimentar una gran tristeza. Como también esa sensación de sentirnos des ubicados con nosotros mismos, de haber perdido el control, de no poder ver las cosas desde otro punto de vista, pensar con claridad o escuchar lo que los demás intentan decirnos… el caos llega a nuestras vidas y no sabemos por dónde empezar.

Es una guía simple y fácil de seguir, pero es un requisito importante, sobre todo, querer cambiar tu situación actual.

Aquí te propongo mi guía para salir adelante:

1-      Vive la emoción.

Permite que la emoción fluya con libertad, no la reprimas. Date el tiempo y el permiso que necesites para vivir el duelo y sentir todo lo que llevas dentro.

2-      Acepta lo sucedido.

La aceptación es la base fundamental para poder superar algo. Tomar consciencia que no puedes volver el tiempo atrás y nada hay en tus manos que te permita revertir la situación. No puedes cambiarlo, acéptalo.

3-      Vive el presente.

Sé consciente del aquí y ahora. Sólo viviendo el momento presente podrás liberar a tu mente de la culpa del pasado y del miedo del futuro. Corta con los pensamientos que te alejan del momento actual y experimenta. Disfruta y saborea cada momento, porque no durará una eternidad.

4-      Dirige tu energía.

Sobre todo hacia otro foco diferente a ese hecho que tan infeliz te hace.
Cuanto más pienses en eso, más energía le pones y más tardarás en superarlo. Nuestra mente es muy poderosa e intenta satisfacer nuestros deseos, independientemente de si son positivos o negativos, sólo tenemos que pensar repetidamente en algo y lo conseguiremos.

5-      Mantén tu mente ocupada.

Llegó la hora de ir al gimnasio y de empezar a correr. De comenzar ese curso que tanto querías hacer o de retomar ese hobby que abandonaste por falta de tiempo.  Busca dentro de ti algo que habías postergado que te genere pasión hacer y que sobretodo, mantenga tu mente lejos de pensamientos cíclicos.

6-      Rodéate de situaciones y personas alegres y positivas.

Esto te ayudará a salir adelante, mira películas cómicas, juega con tu mascota, sal con tus amigos y pasa tiempo con tu familia. Inunda tu alma de alegría y positivismo, recarga tus pilas, déjate querer.

Aún queda algo más de esta guía…

7-      Deja de lado el victimismo.

Deja de verte a ti mismo como a la pobre víctima a la que todo le pasa y deja de preguntarte ¿porqué a mi? Las cosas suceden porque tienen que suceder. Saber el porqué te pasó, no te ayudará a salir adelante. Piensa mejor en la meta que quieres conseguir.

8-      Empieza a ver a tus problemas como oportunidades.

Muchas veces vemos las circunstancias actuales como obstáculos y no como algo que está allí para ayudarnos a crecer, a hacernos más fuertes. “Cuando una puerta se cierra, otra mayor se abre” busca qué tienes que aprender de la situación pasada que puedas aplicar en tu vida, algo que te ayude a crecer como ser humano.

9-      Comienza a tomar tus propias decisiones.

Si las has dejado en manos de otras personas  y ahora te encuentras con que ya no tienes más ese bastón donde apoyarte y tu mundo comienza a derrumbarse, llegó la hora de experimentar cómo te sientes cuando tomas tus decisiones, disfruta de la libertad de ser tú, verás cómo llega ese empoderamiento que tanto necesitas.

10-     Decide ser feliz.

La felicidad es una elección, hazla cada día cuando te levantes y a partir de ahí, toma consciencia en cada momento que decides elegir ser feliz, independientemente de lo que ocurra a tu alrededor, crea ese nuevo hábito.

11-     Confía.

Confía plenamente en ti, puedes hacerlo. Eres el único experto que encontrarás de tu vida. No desaproveches la oportunidad de conocerte, preguntarte y encontrar las respuestas que hay dentro de ti.

12-     Empodérate.

Cuando tomamos nuestras decisiones y somos conscientes de vivir en el presente. No necesitamos de un bastón externo para ayudarnos y no vivimos nuestra vida como un drama. Elegimos ser feliz a pesar de las cosas que nos suceden y vemos un problema como una oportunidad de crecimiento, NOS EMPODERAMOS.

Si estás dispuesto a empoderarte y no puedes hacerlo solo, ponte en contacto conmigo, yo te acompañaré en el proceso.

¿Qué te ha parecido mi guía? Deja tu comentario.

Y si quieres más información te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online