Entradas

mente_creadora

MENTE CREADORA

MENTE CREADORA ¿Somos lo que pensamos?

Llevo unos años ya en el tema del desarrollo personal y si hay una conclusión a la que he llegado es que tenemos una Mente Creadora.

Entiendo que habrá personas que ya lo saben y que tienen consciencia de ello. Pero también entiendo que habrá otras tantas a las que esto le sonará a novedad o a “cuento chino” y que mirarán el tema con cierta reticencia.

Si nos tomamos el tiempo para analizar diferentes situaciones o circunstancias, quizás sea más fácil entenderlo.

Piensa en ese día qué al levantarte, abriste la ventana de tu habitación, viste que estaba lloviendo, maldijiste a la lluvia y… comenzaste a pensar que ella lo complicaría todo. ¿Qué sucedió luego? Que tu mal humor floreció por arte de magia, te golpeaste la cabeza con un mueble de la cocina, se te quemó el café, no encontraste esa camisa que querías ponerte. Y ni hablar de cómo te quedó el pelo por la humedad. En días como esos, podemos ver que la cadena de la negatividad se activó en ti y que se quedará instalada todo el día, excepto que tú hagas algo para cambiarlo. ¿Te suena ahora un poco más?

Si caemos en la queja, el enfado, la negatividad, la crítica, acabamos viviendo en una realidad acorde a todas esas emociones negativas.

¿Cómo es posible esto?

Es posible porque es tu mente la que crea esa realidad. Y tu realidad, es resultado de tus pensamientos. Si al levantarte y abrir la ventana y ver que llueve, sólo hubieras pensado “está lloviendo” y ya. La situación hubiera sido diferente, simplemente porque no basaste tu realidad en que la lluvia es negativa y lo complica todo.

Es decir, si nuestra vibración cambia, si pensamos en cosas positivas, si vemos oportunidades en vez de problemas, esta nueva realidad nos acercará a más cosas positivas.

La mente es creadora, creamos nuestra realidad, quieras aceptarlo o no. Pero ojo, esta puede ser un arma de doble filo. Porque el hecho que la mente sea creadora, no significa que sólo podemos utilizarla de manera de crear en positivo. Lamentablemente, como te expliqué antes, muchas veces creamos una realidad en donde todo es negativo o donde no podemos sacar provecho de nada.

¿Qué hacer ahora?

Como todo lo que sucede en nuestro proceso de desarrollo personal, lo más importante es tomar consciencia. Una vez que te das cuenta que esto es lo que sucede con tu realidad. Lo siguiente es valorar el poder que hay en ti. Y empezar a ponerlo en práctica. ¿Cómo? Muy sencillo, cuando estés de mal humor, triste, enfadado o bajo cualquier emoción negativa, tienes que saber, que esa realidad sólo la puedes cambiar tú. Y también eres tú quien decide cuánto tiempo durará. Puedes quedarte todo el tiempo que quieras, amargándote la vida. O puedes decidir utilizar tu Mente Creadora para modificar tu realidad simplemente cambiando tu vibración.

Aquí te dejaré algunas diferentes maneras que pueden ayudarte a cambiar tu vibración utilizando tu Mente Creadora:

  1. Hacer afirmaciones positivas. Se deben hacer en tiempo presente, afirmando el objetivo que deseamos conseguir. “Soy absolutamente capaz en todo momento, me amo, me apruebo, todo está bien en mi mundo, ”. Hay mucha información sobre las afirmaciones de Louis L. Hay en internet.
  2. También puedes utilizar la Técnica del Ho-oponopono. Que simplemente se basa en repetir ciertas palabras que cambian nuestra vibración y hacen que te sientas mejor. Las más comunes son “Lo siento, te amo, perdóname, gracias”. Busca en Youtube a María José Cabanillas, me gusta mucho cómo lo explica.
  3. La EFT (Técnica de Liberación Emocional), también llamada Tapping, ayuda a liberar las emociones que nos están bloqueando. Se basa en dar unos golpecitos o toques con las yemas de los dedos en determinados sitios de nuestro cuerpo para liberar la energía.
  4. PNL (Programación Neuro-linguística). Existen muchas técnicas de PNL que puedes aprender de forma fácil y sencilla de aplicar en el día a día.
  5. Meditación. Cuando meditamos, nuestra mente se relaja y buscamos la paz interior. Tomando consciencia de nuestra respiración e intentando bajar una marcha a nuestra aceleración. No podemos estar enfadados y en paz a la vez, así, soltar una emoción le permite a la opuesta que ocupe el sitio.
  6. Visualización. Puedes hacerla dentro de la meditación. O simplemente cerrar tus ojos, respirar de forma tranquila y consciente, y visualizar cómo las emociones negativas abandonan tu cuerpo y como las positivas lo ocupan.

Estás son algunas técnicas que pueden ayudarte, pero lo imprescindible, es que busques la que mejor se adapte a ti. La que te hace sentir más cómodo.

Y por supuesto, lo más importante es que tomes consciencia que este cambio se produce desde tu interior . Y la única persona responsable de tu estado anímico y de tu vibración, eres tú.

Recuerda que si no puedes hacerlo sólo, el Coaching Personal te ayudará a conseguir tus objetivos sacando lo mejor de ti mismo.

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

motivacion

Motivación: el combustible ideal para cumplir tus sueños

A menudo nos sorprendemos hablando sobre motivación. A nuestros ojos puede que nuestros hijos no se encuentren lo suficientemente motivados en clases para sacar buenas notas.  Que nuestra pareja no sienta motivación por recuperar la relación o que nosotros mismos necesitemos una dosis extra de ella para levantarnos cada mañana e ir al trabajo. Pero ¿Sabemos realmente lo que es?

¿Qué es realmente la motivación?

Se trata del combustible o de la fuerza necesaria para lograr una meta, cumplir un sueño o alcanzar un objetivo por más pequeño que sea. Es un estado interno que activa y dirige de alguna manera nuestra conducta hacia el logro de un fin determinado. ¿Cómo? Por medio de impulsos que nos mueven y que nos dicen que debemos realizar acciones para lograrlo, haciéndonos sentir con energía y positividad.

Nadie se siente completamente motivado las 24 horas del día. Sin embargo, si es posible buscar en nuestro interior esta especie de fuerza y emplearla para alcanzar metas.

El logro de la motivación

Antes incluso de alcanzar una meta, una persona suele atravesar un proceso de motivación mediante el cual la primera fase casi siempre es el anticiparse a lo que sucederá. Es decir, la persona anticipa que se sentirá bien al cumplir una meta, y esta anticipación pasa a convertirse en el combustible inicial para adentrarse al camino de conseguir ese objetivo.

La segunda fase viene a ser la evaluación de si se va por el camino adecuado o no, para al finalizarlo, poder disfrutar de la última fase, que es el resultado. Todo ese proceso es impulsado por la motivación.

Aumenta tu motivación para alcanzar objetivos

La fuerza que impulsa a lograr metas en cada persona es diferente e independiente, es decir, las motivaciones personales de cada quien suelen ser diferentes y hay quienes cuentan con mucha de ella y quienes en cambio están llenos de pesimismo, falta de motivación y poca energía.

Por esta razón en oportunidades nos detenemos a pensar por qué hay personas que logran todo lo que se proponen mientras que nosotros pareciéramos resignarnos con lo que la vida nos da para sobrevivir. La pregunta que debes hacerte es: ¿Crees es ti? Si es así, entonces vas por buen camino y sólo necesitas un empujón para aumentar tu motivación ¡Aquí lo tienes!

1.    Desarrolla un buen plan de acción

Muchas veces ver la meta final como una sola estructura lejana es lo que nos hace desistir y fracasar en el camino. Una buena forma de evitar esto es dividir esa gran meta final, en pequeñas submetas por el camino.

Es decir, colocar objetivos a corto plazo y direccionadas hacia tus metas, de modo que a medida que vayas consiguiendo esos hitos, te sientas cada vez más motivado a seguir por el premio mayor.

2.    Mantén siempre la determinación en alto

Un paso determinado es el ritmo ideal para lograr lo que se quiere. Mirar las cosas como una inversión suele ser la mejor técnica para lograrlo.

3.    No pierdas de vista tu meta

Existen distracciones e inconvenientes en el camino, sino, no se trataría de retos. Aprende a mirar el lado bueno de las cosas porque por lo general cuando una puerta se cierra se abren dos más.  Y al no perder de vista el objetivo, tampoco perderemos la fuerza que nos hace seguir.

4.    ¡No pierdas energías quejándote!

No ayuda, se roba tu esfuerzo y es perjudicial. Elimina las quejas de tu vida.

5.    Oblígate siempre a actuar

Las cosas no van a llegar solas, el que se sienta a esperar que todo cambie perderá su tiempo. Es normal que en ocasiones sientas que tienes poca energía y que pierdes la motivación. Para esos casos debes emplear el autocontrol.

Oblígate a hacer las cosas, no pienses si tienes ganas o no, ya que una vez que las hagas te darás cuenta de que estas más cerca de tu meta.

6.    Apóyate en la alegría

El optimismo, la buena energía y la alegría alimentan la motivación. ¿Por qué no hacer algo que te haga feliz antes de comenzar a trabajar en tu objetivo? Toma un café, habla por teléfono con alguien especial, da un paseo e impulsa el buen humor, que es ideal para aumentar la motivación.

Mira siempre lo que has conseguido y no lo que aun te falta por conseguir. Esta será la clave para ir disfrutando por el camino todas las cosas que suceden. Recuerda que la motivación es un estado provechoso que te puede llevar a convertirte en quien quieres ser. Por lo cual, buscar la manera de propiciarlo es sano.

El Coaching Personal te ayuda a conseguir esa fuerza interna que te motiva, de modo que liberes todo el potencial que hay en ti y puedas alcanzar la meta que te propongas.

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

sufrimos

¿Porqué sufrimos?

¿Porqué sufrimos?

Antes de hablar sobre este tema, me gustaría primero hablar sobre la diferencia entre el dolor y el sufrimiento.

Ya que, si bien ambas forman parte de nuestra vida, equivocadamente utilizamos las palabras como si fueran sinónimos, pero no lo son.

El dolor.

Es el sentimiento negativo que surge ante determinadas situaciones o problemas, generalmente relacionados a una pérdida o a algo que nos afecta de manera importante.

El dolor comienza en el momento en el que somos heridos, tanto a nivel físico o emocional y es una única emoción y con una duración relativamente corta y en proporción al hecho que la produjo.

También podemos identificar al dolor como un estado de total desequilibrio que nos hace daño y que es causado por un impacto fuerte, duro… y que perdura hasta que la persona se pueda reestablecer.

A pesar de todo esto, es saludable vivir el dolor sin evitarlo, ya que forma parte del proceso de nuestra vida, así también como fluir, crecer, madurar y también integrar.

Y si podemos integrar lo que nos ocurre con ese dolor, le estaremos diciendo SI a la vida con aceptación. Y eso nos ayudará a seguir adelante sabiendo que, aunque la experiencia haya sido dura y no del todo placentera me está ayudando a crecer como persona.

El sufrimiento.

En cambio, el sufrimiento va un paso más allá. Es un conjunto de emociones y de pensamientos que se entrelazan y que van adquiriendo mucha más intensidad y duración que el dolor, de hecho, el sufrimiento puede durar de forma indefinida, aunque la situación que lo provocó ya se haya solucionado hace tiempo.

Es decir, hablamos de dolor por ejemplo cuando nos referimos a una profunda tristeza ante la pérdida de un ser querido. Y hablamos de sufrimiento cuando dicha tristeza se convierte en una depresión que dura varios años y que generalmente involucra de manera consciente o inconsciente otro tipo de sentimientos. Por ejemplo, el enfado, la inseguridad, la desesperanza, los miedos, los sentimientos de soledad, etc.

Ahora bien, ¿porqué sufrimos?

Sufrimos porque no queremos o nos cuesta aceptar que en nuestra vida ha habido algún tipo de cambio. Sufrimos porque nos cerramos y al cerrarnos no estamos viendo la totalidad de nuestras opciones. Y sentimos que sólo teníamos una y que ahora, con esta nueva situación ha desaparecido.

Por ejemplo:

– No aceptamos que nuestra pareja nos haya dejado.

– Que esa persona tan querida por nosotros haya fallecido.

– No aceptar que me hayan despedido del trabajo.

– O que mi marido o esposa, ya no me quiera.

Indudablemente, todas estas situaciones hacen que se rompan el equilibrio interno que teníamos o que creíamos tener. Por eso es importante ser capaz de enfrentarnos al dolor. Sobre todo cuando la vida nos golpea o nos suceden cosas difíciles. Aprendiendo de esta manera a sostenerlo y a transitarlo. Y así poder trascenderlo de manera, que este dolor, de ninguna forma se convierta en sufrimiento.

Y aquí es donde se puede ver la fuerte relación que existe entre la aceptación y el sufrimiento. Porque mientras sigamos sin aceptar ese cambio que se produjo en nuestra vida, el sentimiento perdurará. Porque se irá retroalimentando.

También tiene mucho que ver con nuestra flexibilidad ante los cambios.

La flexibilidad y la aceptación son las herramientas más importantes con las que contamos para abordar al dolor. Y sobretodo para no permitirle que se convierta en sufrimiento.

 

Como dijo Buda “El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional”

 

Por eso hoy me gustaría que hoy pensaran en dos cosas:

  • ¿Cómo sería tu vida a partir de ahora si aceptas lo que te sucedió?
  • ¿Cómo quieres que sea tu vida a partir de ahora y de cara al futuro?

Porque la única forma de que obtengas distintos resultados es cambiando algo de lo que has estado haciendo hasta ahora.

Recuerda que si no puedes hacerlo solo, es importante pedir ayuda.

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

autoconfianza

Autoconfianza: ¿Qué es, cómo funciona y cuál es la mejor manera de reforzarla?

¿Qué es la autoconfianza?

La autoconfianza es  un estado mental que requiere de  esfuerzo para mantenerse, sobre todo cuando se atraviesan situaciones difíciles que mueven nuestros cimientos.

Se trata de la fuerza, la seguridad y la convicción que sentimos en nuestro interior y que nos hace ser capaces de lograr nuestros objetivos, superar los obstáculos del camino y convertirnos en esa versión de nosotros que siempre hemos querido ser.

Tener autoconfianza significa sencillamente que crees en ti mismo y que eres capaz de desenvolverte igual de bien o mejor que otras personas en tu lugar, por lo cual no te menosprecias y no das cabida a la inseguridad que muchas veces te limita.

¿Cómo funciona?

La autoconfianza tiene que ver con:

  • Las cosas que nos hacen sentir cómodos o nuestra zona de confort. Es decir, lo que es conocido para nosotros nos da confianza, tranquilidad y lo desconocido es lo que nos hace temer o sentirnos inseguros.
  • La preparación que tengamos de nosotros mismos. Si ante cualquier cambio te asustas, debes comenzar a trabajar en cómo gestionar y aceptar los cambios. La vida es cambio constante y si no te adaptas, te quedas atrapado en el pasado.
  • ¿Cómo nos vemos ante los demás? La comparación constante con otras personas, nos lleva a sentirnos que somos inferiores. Aunque esto no sea real, al poner nuestro foco de atención, nuestra energía , en otra persona, lo que hacemos es realzar las características del otro, con lo cual, al compararnos, nos sentimos disminuidos.
  • ¿Cómo nos visualizamos a la hora de conseguir un objetivo? ¿Te visualizas alcanzando ese objetivo? ¿Te imaginas disfrutándolo? ¿O no pasas del pensamiento derrotista? Está demostrado lo importante que es para el logro de metas u objetivos el visualizarnos a nosotros mismos consiguiéndolo. Pero si tú enfocas tu atención en lo que no quieres… ¿Qué mensaje le das a tu mente?
  • Nuestras creencias.  Si necesitas la aprobación de los demás o tienes creencias heredadas de tus padres. Si no puedes aflojar con la auto-exigencia o sientes que los errores del pasado te persiguen. Por desgracia una persona puede desarrollar una serie de creencias o pensamientos que en ocasiones interfieren con la autoconfianza que deberíamos sentir ante los retos de la vida.
  • Lo que decimos y lo que pensamos. Lo que decimos verbalmente representa solamente el 15% de lo que pensamos. Al no dejar de tener pensamientos negativos y derrotistas, seguramente lo manifestarás en cómo te expresas. Si piensas positivamente sobre tus capacidades y sobre las posibilidades que tienes de conseguir algo, estarás ayudando a que eso se realice. No menosprecies la capacidad de tu mente a la hora de obtener lo que quieres.

Refuerza la confianza en ti

Aumentar y reforzar la autoconfianza no solo es posible, sino que es beneficioso y existen una serie de métodos a través de los cuales puedes conseguirlo:

1. Identifica tus pensamientos.

Comienza a tomar consciencia de lo que dices y de lo que piensas y empieza a cambiar lo negativo por lo positivo. Es un cambio de hábito. Te llevará tiempo adoptarlo, pero los beneficios los notarás el resto de tu vida. No existe nada mejor para generar poder personal y autoconfianza que los pensamientos positivos. Mantente optimista y no escuches el pesimismo en tu interior.

2. Cree en ti

No esperes a que los demás te lo digan, sé tú el primero en darte cuenta de que eres capaz de lograr lo que te propongas. Si no esperas la aprobación de los demás para hacer lo que crees correcto, entonces estas creyendo en ti mismo. Conecta con tu ser interior y toma tus decisiones con iniciativa.

3. Mejora tu versión de ti mismo cada día.

Ser mejor cada día no sólo es refrescante, sino que es un gran ejercicio de superación. No se trata de ser competitivo y querer llevarte todos los trofeos haciendo lo que sea necesario para lograrlo, sino de superarte cada vez, ser más amable, mejor trabajador, mejor hijo o padre.

4. Valora tus logros.

Muchas veces “creemos” que no hemos conseguido nada, pero simplemente es que lo has logrado y ni siquiera te has tomado un momento de disfrutarlo, porque ya estabas pensando en lo siguiente. Reconoce tus logros, has una lista de lo que has conseguido el último tiempo y te sorprenderás.

5. Convierte lo desconocido en conocido.

¿Cómo hacerlo? Inténtalo! Quizás la primera vez te cueste o te incomode, pero con un par de intentos, se convertirá en algo familiar. Así pasarás de la zona de confort a la de la totalidad de las posibilidades. No te limites.

6. Visualízate consiguiendo tus logros.

Si visualizas el éxito, los buenos resultados y siempre esperas lo mejor, condicionas tu vida al éxito y hacia las buenas cosas.

7. Enfoca tu energía.

Deja de gastar energía en lo que hacen los demás e inviértela en ti mismo. Las comparaciones, no sirven de nada. Tú eres único y tienes tu manera especial de hacer las cosas.

8. Pon amor en lo que haces.

Cuando le pones amor a lo que haces, deja de ser una obligación. El afecto en tus tareas diarias hará que logres tus metas con facilidad y que sientas que puedes lograrlo, lo que genera automáticamente un aumento de la confianza en ti mismo.

A diario veo muchas dudas y preguntas sobre la autoconfianza. Mis clientes me preguntan ¿Cómo puedo hacer para mejorarla? O ¿Por qué no tengo confianza en mí mismo? Para alcanzar un nivel sano de autoconfianza que elimine las barreras entre tú mismo y tu objetivo, el Coaching Personal es una de las mejores herramientas. Con él serás capaz de encontrarte a ti mismo y de alcanzar tus metas personales con fuerza interior.

Y si quieres más información te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

 

dependencia_emocional

Dependencia emocional: una prisión de la que es necesario salir

¿Qué es la dependencia emocional?

La dependencia emocional, es uno de los tantos estados emocionales del ser humano, es una especie de enganche o necesidad profunda de afecto, que no sólo se desarrolla entre parejas, sino también entre amigos e incluso entre madres e hijos.

Puede que sea una situación que vivas de manera puntual con una persona con la cual te sientes fuertemente ligado. Y sin la cual pierdes funcionalidad, autonomía y te sientes como incapacitado. Pero también puede que esta dependencia se presente en múltiples oportunidades, como por ejemplo en diferentes relaciones de pareja.

¿Cómo detectar la dependencia emocional?

Aunque no existe una causa principal, la dependencia emocional puede desarrollarse como consecuencia de diversas situaciones, bien sea económicas, de salud o psicológicas y para quien lo padece, el miedo a la soledad es una constante al imaginar su vida sin esa persona de quien “depende”.

La persona que depende emocionalmente, por lo general actúa con una serie de patrones similares:

  • Da prioridad a esa persona antes que a cualquier cosa. Ya que toma las decisiones, construye su rutina y se mueve en torno a lo más conveniente para el otro.
  • Siente un deseo constante de mantener contacto excesivo con esa persona. No da lugar a los espacios personales o individuales.
  • Suele idealizar a esa persona, sobredimensionando sus capacidades, habilidades y actitudes, siempre sin ningún tipo de objetividad y magnificando todo lo relacionado con él o ella.
  • Actúa de manera sumisa, subordinándose a lo que le dice y poniéndolo siempre en primer lugar.
  • Demuestra pánico ante el abandono, como si el solo pensarlo o mencionarlo le desestabilizara o enfermara.
  • Sufre de baja autoestima.
  • Siente miedo a la soledad, lo cual le provoca ansiedad, incomodidad y malestar, sintiendo que no es importante para nadie.
  • Necesita agradar constantemente, llamando la atención al desvivirse por atender y ayudar para que les sea otorgado un valor.

¿Qué consecuencias puede traerte la dependencia emocional?

Una de las situaciones más graves es, que cuando una persona se encuentra atravesando este tipo de situaciones, asigna muy poco valor a su propia vida. La baja autoestima y el miedo a la soledad pueden ser desencadenantes de depresiones.

También, cuando un dependiente emocional atraviesa por una ruptura o separación y siente ese deseo incontrolable de retomar la relación cueste lo que cueste. Intenta contactar a la persona y siente ansiedad. Falta de concentración y una tristeza profunda. Todos síntomas que deben atacarse antes de que sea demasiado tarde.

Superar la dependencia con inteligencia emocional

Si estas atravesando por esta situación, debes saber que no estás viviendo completamente tu vida, sino que estás viviendo la de alguien más. Por consiguiente es necesario que tomes consciencia de que hay algo muy valioso que ya no puedes recuperar, y es el tiempo que has perdido.

La inteligencia emocional puede ayudarte a vivir tu propia vida, a incluir a los demás en tu mundo pero sin ponerlo a girar en torno a ellos. A crecer y evolucionar como persona y a evitar una fusión extrema con los demás, y así evitar perderte a ti mismo en el camino.

Si estas consciente de que te has desvalorizado en el camino NO te preocupes, estas a tiempo de cambiarlo. Nunca es demasiado tarde para eliminar de raíz la dependencia emocional, y aquí te cuento unos pasos a seguir:

1.    Reconoce que tienes un problema

El primer paso, siempre es reconocer que eres dependiente. Si estás aquí, es que ya lo has hecho o que vas en camino a hacerlo. Ahora es el momento de analizar tus relaciones actuales y las anteriores. Darte cuenta del patrón que sigues en relación a la dependencia emocional.

2.    Analiza más a fondo

Realiza una lista sincera, será solo para ti. Escribe las cosas que has hecho pensando en los demás y no en ti mismo/a. Sólo así tomarás consciencia del daño que te has estando causando todo este tiempo.

3.    Toma acción

Estudia diferentes maneras de abordar esta situación. Busca opciones y comienza con una. Si no te funciona, continúa con la siguiente.

4.    Refuerza tu autoestima

Piensa que la base de toda dependencia emocional es tu baja autoestima. No le quites importancia. Trabaja a fondo para reforzarla.

5.    Aprende a disfrutar de tu compañía.

Conviértete en tu mejor amigo/a.  Eres la única persona que estará siempre a tu lado. La vida es una sola y lo más importante es vivirla con amor. Pero ese amor debe ser sano y debes dártelo primero a ti mismo. Una vez que aprendas a quererte y a estar a solas contigo mismo/a, podrás establecer cuál es el tipo de amor que te mereces y compartir tu vida con alguien más.

6.    Si no puedes solo…

Pide ayuda. Pedir ayuda es algo sabio y simple como reconocer que sólo no puedes. Si no puedes ver la luz al final del camino, permite que otra persona te guíe hasta la salida. Deja de lado la vergüenza o el orgullo, toca ocuparte a fondo.

Y si quieres más información te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

Prueba el Coaching Personal, es una de las mejores opciones para trabajar la dependencia emocional. ¿Tienes dudas? La primera sesión es gratuita. Pide cita!

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

la felicidad

La felicidad

Muchas cosas leemos sobre la felicidad. Hay demasiados mitos y creencias sobre este tema. Por ejemplo que a la felicidad hay que encontrarla, es como pensar que  es algo que tengo que buscar o que tenemos que hacer para conseguirla.

También se cree que la felicidad depende de obtener algo externo o de vivir de acuerdo a los valores culturales del momento.

Estas creencias nos llevan por la vida pensando que:

  • si tuviéramos más de dinero,
  • una nueva casa,
  • un mejor coche,
  • un viaje a alguna parte del mundo,
  • la aceptación o admiración de los demás,
  • bajar esos kilogramos,
  • vernos más jóvenes,
  • tener un cuerpo más fuerte, etc., entonces vamos a ser felices.

Y hay quienes dicen que la felicidad es el estado emocional de una persona feliz; es la sensación de bienestar y realización que experimentamos cuando alcanzamos nuestras metas, deseos y propósitos.

Pero este estado sigue dependiendo de factores externos, y una vez que conseguimos nuestras metas y deseos, la satisfacción dura poco y nuevamente nos vemos en la necesidad de alcanzar otros nuevos.

¿Buscamos la felicidad o la satisfacción de una necesidad?

De esta manera, el encontrar la felicidad se convierte en satisfacer un deseo, es decir que existe una insatisfacción o una carencia de parte mía, ya que me siento necesitado o tengo un sentimiento de NO tener algo. Y como si esto no fuera poco, una vez que lo conseguimos, luego tenemos miedo de perderlo, con lo cual, seguimos vibrando en la carencia.

Todo esto viene de la falta de conexión con uno mismo, y es lo que nos lleva a vibrar esa necesidad. Es decir, el creer que la felicidad es algo que tengo que encontrar fuera de mi mismo. Cuando conectamos con nuestro ser interior, dejamos de lado las referencias externas y materiales, nos enfocamos en las cosas que nos generan bienestar, paz y alegría, independientemente de nuestro entorno y de las opiniones de los demás.

También es muy importante comenzar a observar en qué enfocas tu atención, en lo que tienes o en lo que te falta. Porque si te sigues enfocando en lo que no tienes, seguirás vibrando carencia y seguirás recibiendo más de lo mismo, es decir, insatisfacción. En cambio, sí comienzas a enfocarte en lo que tienes y a sentirte agradecido por ello, comenzaras a vibrar en la abundancia.

La felicidad como equilibrio.

La felicidad no está en ningún lugar, sino que es un estado interior de consciencia, es algo que creas en tu mente, es renunciar al cómo tengo que hacerlo y al qué tengo que hacer.

Es un estado de ser, no de estar. Para Aristóteles, la felicidad estaba relacionada con el equilibrio y la armonía, y se conseguía mediante acciones encaminadas a la auto-realización.

¿Cómo lo conseguimos? Aprendiendo a movernos entre las polaridades y también adaptándonos a los cambios.

Las polaridades existen, son como lo bueno y lo malo y no debemos ignorarlas, sino más bien, integrarlas a nuestras vidas. Sabemos que lo malo existe, porque conocemos lo bueno. Es importante, encontrar ese equilibrio que no nos haga decantar por una o por otra, sino, mantenernos en el medio.

Los cambios son constantes y por lo tanto es necesario tener la capacidad de adaptación. Si nos resistimos a los cambios o si simplemente esperamos que los demás cambien para así conseguir nuestra felicidad, significa que nos estamos decantando por una polaridad o por otra. Con lo cual se vuelve a perder el estado adecuado para encontrar ese equilibrio.

La felicidad es encontrar ese estado de quietud entre lo que los demás piensan de mí y lo que yo pienso de mí. Porque lo opuesto a la felicidad es el egocentrismo, y tenemos que evitar caer en ello.

El egocentrismo también se mueve entre polaridades, pero no intenta integrarlas. Sino que hace que busquemos estar en una, negando a la otra, o intentando evitarla, y todo eso genera la pérdida del equilibrio.

“La felicidad depende de nosotros mismos” Aristóteles.

Y no es necesario ser el más fuerte o el más especial ni hacer cosas extraordinarias. Sencillamente basta con tener una mente que no se posiciona, que no se decanta por una polaridad o por otra. Que no juzga. Y que sabe estar presente en todas las situaciones de la vida, las que nos gustan y las que no.

 

“Si estás deprimido, estás viviendo en el pasado, si estás ansioso, estás viviendo en el futuro, si estás en paz, estás viviendo el presente” Lao-Tze.

Otra razón de la felicidad es vivir en el presente. Quienes siempre piensan en el mañana o recuerdan con nostalgia el ayer solo se generan ansiedad, estrés y dejan de disfrutar el momento y la verdadera existencia.

“No hay un camino a la felicidad: la felicidad es el camino.” Buda Gautama.

Hoy te invito a que dejes de buscar la felicidad donde no la encontrarás. Deja de pensar que si consigues lo que deseas te dará felicidad. Comienza a pensar que la felicidad está dentro de ti. Y está desesperada por salir a la luz y llenar tu vida. Y que solamente tú tienes el poder de dejarla salir, de cambiar tus creencias y tus pensamientos. De comenzar no sólo a vivir en el ahora, sino de disfrutarlo. Dejando de lado la tristeza del pasado y la ansiedad por el futuro. La felicidad está en tus manos, es una decisión. Levántate cada día u decide ser feliz. ¿A qué estás esperando?

Las imágenes pertenecen a la Diseñadora Gráfica “Maciel con C.”   https://www.facebook.com/MacielSeEscribeConC/

Y si quieres más información sobre el Coaching Personal, te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

sombra

Integrar la sombra

¿Qué es la sombra?

Para entender lo que es la sombra, tenemos que antes saber que la sombra es una polaridad, y como tal no existe si no existe lo opuesto.

Como el Ying y el Yang, como el bien y el mal. No sabes lo que está mal si antes no hubieras sabido lo que está bien. En este caso, lo opuesto a la sombra es lo que se puede ver, lo que muestras, lo que no está oculto de tu personalidad. La sombra es aquella parte de nosotros, de nuestra realidad que no queremos reconocer ni aceptar. Es la acumulación de todas esas características que son rechazadas por la sociedad, qué es lo que no debo mostrar de mi mismo para que no me rechacen, para ser aceptado. Todo eso que ocultas  inconscientemente y está dentro de ti, forma tu sombra. Es decir, la sombra está caracterizada por rasgos y actitudes que el yo consciente no reconoce como propio.

¿Cómo se manifiesta la sombra?

La sombra surge cuando nuestro inconsciente se manifiesta. Esto puede suceder cuando en una conversación de un tema en concreto, te sientes  avergonzado por lo que se dice o enfadado sin motivos, estas son maneras que tiene la sombra de manifestarse. También cuando dices algo y querías decir otra cosa, ¡el inconsciente te jugó una mala pasada! También se manifiesta en tu forma de hablar o de relacionarte con los demás. Con los juicios, las culpas, los chismorreos, las críticas, la envidia, las comparaciones, el miedo, la ansiedad, la depresión, etc. Es muy interesante prestar atención a estas situaciones para poder trabajarlas.

Ahora bien, no todo lo que dices o sientes forma parte de tu sombra. Es decir, si ves algo y opinas sobre eso y no va más allá, no pasa nada, pero lo que de alguna manera te altera aunque sea que te haga sentir muy eufórico o muy depresivo, significa que estas proyectando tu sombra, y ahí es donde tienes que prestar atención.

Todo lo que queremos cambiar, todo a lo que tenemos miedo, lo que nos hace enfadar, a todo lo que nos resistimos o que nos negamos a aceptar, son manifestaciones de la sombra.

Y no se trata de reprimir, sino de tomar consciencia.

Importancia de reconocer la sombra.

¿Porqué es importante reconocer la sombra? Porque nos permite encontrar nuestra plenitud. Nos lleva a nuestra integración. Porque para ser un ser completo debemos integrar las dos polaridades que coexisten dentro nuestro y lo opuesto a la sombra, es la personalidad. Comenzar a decir sí, cuando es sí. O no, cuando es no. Es decir, mostrar congruencia en las cosas que decimos y pensamos sin preocuparnos por lo que digan los demás. Este es el primer paso para  equilibrar nuestra sombra y nuestra personalidad. Y así comenzar a ser conscientes de nosotros mismos.

Y si realmente quieres saber quién eres para conseguir ser un ser completo, debes integrar esta aparente separación entre las polaridades, entre lo que está bien y lo que está mal. Saber comprender y aceptar que esa parte que llamas buena (personalidad) y esa parte que llamas mala (sombra), forman parte de tu esencia y al integrarlo surgirá tu ser completo. Por eso la iluminación no se alcanza luchando contra la polaridad, sino que se alcanza integrándola a ti.

En la sombra se encuentran todo el dolor y la frustración obtenidas de experiencias mal gestionadas en el pasado. Pero también se encuentra un enorme potencial de crecimiento. Muchas cualidades positivas están mal asociadas en nuestro interior y por ello han pasado a la sombra. Y allí permanecen inaccesibles y no son utilizadas para afrontar los retos que nos plantea la vida. Es decir, estamos desaprovechando una herramienta muy importante.

“No intentes deshacerte del mal porque el mal acabará apoderándose de ti”

¿Por qué no funciona el intentar olvidar o deshacerte de lo que te hace mal?

Porque cuando queremos deshacernos de una polaridad, automáticamente con nuestra atención le estamos dando más poder. Al querer rechazarlo, le ponemos más atención. Y como sabes, a todo lo que le pones atención, tu mente cree que estás interesado en ello y lo atraerá más y más hacia ti. Entonces no sólo no la eliminas, sino que haces que se manifieste constantemente.

¿Qué hacer ahora con la sombra?

  • Tomar consciencia de su existencia.
  • Integrar el equilibrio en todos los aspectos de nuestras vidas.
  • Mantenernos alerta de las manifestaciones de la sombra, no juzgar, aceptar, no querer tener siempre la razón.
  • Comprender que nosotros somos los únicos responsables de lo que realmente estamos viviendo.
  • Ser sinceros con nosotros mismos.
  • Comenzar a reconocernos en el otro nos ayuda a adquirir un punto de vista superior y así evolucionar.

Aunque afrontar la sombra puede resultarte difícil, es allí donde están los elementos que necesitas para vivir de forma más espontánea, plena y creativa. Cada proyección que reconozcas, cada aspecto positivo o negativo que veas en los demás y que puedas reconocer en ti, es un nuevo paso para iluminar la sombra. Al darte cuenta que las cosas que más te molestan de los demás son las que tú mismo tienes que trabajar estarás comenzando a integrar tu sombra, y por ende, a evolucionar.

“Todo lo que te molesta de otros seres, es sólo una proyección de lo que no has resuelto de ti mismo”

Siddharta Gautama Buda

Te animo a que comiences a prestar atención a tu sombra para que puedas integrarla poco a poco. Si necesitas ayuda, el Coaching Personal es una muy excelente herramienta.

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal  Online

Las imágenes pertenecen a la Diseñadora Gráfica “Francilena Carranza” Instagram: Francilenacc