Entradas

mente_creadora

MENTE CREADORA

MENTE CREADORA ¿Somos lo que pensamos?

Llevo unos años ya en el tema del desarrollo personal y si hay una conclusión a la que he llegado es que tenemos una Mente Creadora.

Entiendo que habrá personas que ya lo saben y que tienen consciencia de ello. Pero también entiendo que habrá otras tantas a las que esto le sonará a novedad o a “cuento chino” y que mirarán el tema con cierta reticencia.

Si nos tomamos el tiempo para analizar diferentes situaciones o circunstancias, quizás sea más fácil entenderlo.

Piensa en ese día qué al levantarte, abriste la ventana de tu habitación, viste que estaba lloviendo, maldijiste a la lluvia y… comenzaste a pensar que ella lo complicaría todo. ¿Qué sucedió luego? Que tu mal humor floreció por arte de magia, te golpeaste la cabeza con un mueble de la cocina, se te quemó el café, no encontraste esa camisa que querías ponerte. Y ni hablar de cómo te quedó el pelo por la humedad. En días como esos, podemos ver que la cadena de la negatividad se activó en ti y que se quedará instalada todo el día, excepto que tú hagas algo para cambiarlo. ¿Te suena ahora un poco más?

Si caemos en la queja, el enfado, la negatividad, la crítica, acabamos viviendo en una realidad acorde a todas esas emociones negativas.

¿Cómo es posible esto?

Es posible porque es tu mente la que crea esa realidad. Y tu realidad, es resultado de tus pensamientos. Si al levantarte y abrir la ventana y ver que llueve, sólo hubieras pensado “está lloviendo” y ya. La situación hubiera sido diferente, simplemente porque no basaste tu realidad en que la lluvia es negativa y lo complica todo.

Es decir, si nuestra vibración cambia, si pensamos en cosas positivas, si vemos oportunidades en vez de problemas, esta nueva realidad nos acercará a más cosas positivas.

La mente es creadora, creamos nuestra realidad, quieras aceptarlo o no. Pero ojo, esta puede ser un arma de doble filo. Porque el hecho que la mente sea creadora, no significa que sólo podemos utilizarla de manera de crear en positivo. Lamentablemente, como te expliqué antes, muchas veces creamos una realidad en donde todo es negativo o donde no podemos sacar provecho de nada.

¿Qué hacer ahora?

Como todo lo que sucede en nuestro proceso de desarrollo personal, lo más importante es tomar consciencia. Una vez que te das cuenta que esto es lo que sucede con tu realidad. Lo siguiente es valorar el poder que hay en ti. Y empezar a ponerlo en práctica. ¿Cómo? Muy sencillo, cuando estés de mal humor, triste, enfadado o bajo cualquier emoción negativa, tienes que saber, que esa realidad sólo la puedes cambiar tú. Y también eres tú quien decide cuánto tiempo durará. Puedes quedarte todo el tiempo que quieras, amargándote la vida. O puedes decidir utilizar tu Mente Creadora para modificar tu realidad simplemente cambiando tu vibración.

Aquí te dejaré algunas diferentes maneras que pueden ayudarte a cambiar tu vibración utilizando tu Mente Creadora:

  1. Hacer afirmaciones positivas. Se deben hacer en tiempo presente, afirmando el objetivo que deseamos conseguir. “Soy absolutamente capaz en todo momento, me amo, me apruebo, todo está bien en mi mundo, ”. Hay mucha información sobre las afirmaciones de Louis L. Hay en internet.
  2. También puedes utilizar la Técnica del Ho-oponopono. Que simplemente se basa en repetir ciertas palabras que cambian nuestra vibración y hacen que te sientas mejor. Las más comunes son “Lo siento, te amo, perdóname, gracias”. Busca en Youtube a María José Cabanillas, me gusta mucho cómo lo explica.
  3. La EFT (Técnica de Liberación Emocional), también llamada Tapping, ayuda a liberar las emociones que nos están bloqueando. Se basa en dar unos golpecitos o toques con las yemas de los dedos en determinados sitios de nuestro cuerpo para liberar la energía.
  4. PNL (Programación Neuro-linguística). Existen muchas técnicas de PNL que puedes aprender de forma fácil y sencilla de aplicar en el día a día.
  5. Meditación. Cuando meditamos, nuestra mente se relaja y buscamos la paz interior. Tomando consciencia de nuestra respiración e intentando bajar una marcha a nuestra aceleración. No podemos estar enfadados y en paz a la vez, así, soltar una emoción le permite a la opuesta que ocupe el sitio.
  6. Visualización. Puedes hacerla dentro de la meditación. O simplemente cerrar tus ojos, respirar de forma tranquila y consciente, y visualizar cómo las emociones negativas abandonan tu cuerpo y como las positivas lo ocupan.

Estás son algunas técnicas que pueden ayudarte, pero lo imprescindible, es que busques la que mejor se adapte a ti. La que te hace sentir más cómodo.

Y por supuesto, lo más importante es que tomes consciencia que este cambio se produce desde tu interior . Y la única persona responsable de tu estado anímico y de tu vibración, eres tú.

Recuerda que si no puedes hacerlo sólo, el Coaching Personal te ayudará a conseguir tus objetivos sacando lo mejor de ti mismo.

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

sufrimos

¿Porqué sufrimos?

¿Porqué sufrimos?

Antes de hablar sobre este tema, me gustaría primero hablar sobre la diferencia entre el dolor y el sufrimiento.

Ya que, si bien ambas forman parte de nuestra vida, equivocadamente utilizamos las palabras como si fueran sinónimos, pero no lo son.

El dolor.

Es el sentimiento negativo que surge ante determinadas situaciones o problemas, generalmente relacionados a una pérdida o a algo que nos afecta de manera importante.

El dolor comienza en el momento en el que somos heridos, tanto a nivel físico o emocional y es una única emoción y con una duración relativamente corta y en proporción al hecho que la produjo.

También podemos identificar al dolor como un estado de total desequilibrio que nos hace daño y que es causado por un impacto fuerte, duro… y que perdura hasta que la persona se pueda reestablecer.

A pesar de todo esto, es saludable vivir el dolor sin evitarlo, ya que forma parte del proceso de nuestra vida, así también como fluir, crecer, madurar y también integrar.

Y si podemos integrar lo que nos ocurre con ese dolor, le estaremos diciendo SI a la vida con aceptación. Y eso nos ayudará a seguir adelante sabiendo que, aunque la experiencia haya sido dura y no del todo placentera me está ayudando a crecer como persona.

El sufrimiento.

En cambio, el sufrimiento va un paso más allá. Es un conjunto de emociones y de pensamientos que se entrelazan y que van adquiriendo mucha más intensidad y duración que el dolor, de hecho, el sufrimiento puede durar de forma indefinida, aunque la situación que lo provocó ya se haya solucionado hace tiempo.

Es decir, hablamos de dolor por ejemplo cuando nos referimos a una profunda tristeza ante la pérdida de un ser querido. Y hablamos de sufrimiento cuando dicha tristeza se convierte en una depresión que dura varios años y que generalmente involucra de manera consciente o inconsciente otro tipo de sentimientos. Por ejemplo, el enfado, la inseguridad, la desesperanza, los miedos, los sentimientos de soledad, etc.

Ahora bien, ¿porqué sufrimos?

Sufrimos porque no queremos o nos cuesta aceptar que en nuestra vida ha habido algún tipo de cambio. Sufrimos porque nos cerramos y al cerrarnos no estamos viendo la totalidad de nuestras opciones. Y sentimos que sólo teníamos una y que ahora, con esta nueva situación ha desaparecido.

Por ejemplo:

– No aceptamos que nuestra pareja nos haya dejado.

– Que esa persona tan querida por nosotros haya fallecido.

– No aceptar que me hayan despedido del trabajo.

– O que mi marido o esposa, ya no me quiera.

Indudablemente, todas estas situaciones hacen que se rompan el equilibrio interno que teníamos o que creíamos tener. Por eso es importante ser capaz de enfrentarnos al dolor. Sobre todo cuando la vida nos golpea o nos suceden cosas difíciles. Aprendiendo de esta manera a sostenerlo y a transitarlo. Y así poder trascenderlo de manera, que este dolor, de ninguna forma se convierta en sufrimiento.

Y aquí es donde se puede ver la fuerte relación que existe entre la aceptación y el sufrimiento. Porque mientras sigamos sin aceptar ese cambio que se produjo en nuestra vida, el sentimiento perdurará. Porque se irá retroalimentando.

También tiene mucho que ver con nuestra flexibilidad ante los cambios.

La flexibilidad y la aceptación son las herramientas más importantes con las que contamos para abordar al dolor. Y sobretodo para no permitirle que se convierta en sufrimiento.

 

Como dijo Buda “El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional”

 

Por eso hoy me gustaría que hoy pensaran en dos cosas:

  • ¿Cómo sería tu vida a partir de ahora si aceptas lo que te sucedió?
  • ¿Cómo quieres que sea tu vida a partir de ahora y de cara al futuro?

Porque la única forma de que obtengas distintos resultados es cambiando algo de lo que has estado haciendo hasta ahora.

Recuerda que si no puedes hacerlo solo, es importante pedir ayuda.

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

miedo

El miedo ¿Qué es, cómo identificarlo y cómo superarlo para alcanzar el éxito personal?

¿Qué es el miedo y de dónde viene?

Quien haya asegurado alguna vez que nunca ha sentido miedo sencillamente miente. Esta emoción que nos llena de pánico,  se desarrolla debido a la proximidad del peligro, que puede ser real o imaginario y que suele acompañarse de un sentimiento de amenaza que nos incita a escapar, cerrarnos o evitar ciertas circunstancias.

A nivel del organismo, el origen del miedo se encuentra en el sistema límbico, el mismo lugar donde residen todas las emociones. Este sistema obedece a un mecanismo hormonal, que se desencadena en la amígdala central y que tiene que ver con muchos neurolépticos como la adrenalina, el cortisol y la vasopresina, que preparan a una persona para el peligro.

Aunque esta es una reacción generalizada en hombres, mujeres e incluso animales, tienden a desarrollarse de diversas maneras en cada persona, e incluso en algunos suele convertirse en un estado emocional que somete al cuerpo a un estrés constante y no le permite encontrar un orden racional, afectando así la salud y sobre todo, la toma de decisiones, la valentía y la osadía, que en cierta medida es muy necesaria.

Hoy quiero hablar sobre los miedos que nos son reales. Es decir, si estás sufriendo un ataque de otra persona, de un animal o algún tipo de desastre natural, ese sí es un miedo real.  Pero.. ¿y los otros? Estos miedos  también actúan como mecanismo de defensa contra peligros del entorno, pero de un entorno imaginario y eso hace que nos limiten a hacer aquello que realmente queremos.

El miedo es una emoción presente en todos los seres humanos y muchas veces nuestras actitudes tienden a condicionarse en gran medida en base a nuestros más grandes temores, lo que nos hacen perder oportunidades y dejar de hacer ciertas cosas o arriesgarnos.

Lo que nos limita…

Estos miedos  de los que te hablo, son aquellos que podemos identificar fácilmente, ya que nos han hecho perder grandes oportunidades al limitar nuestro potencial  para alcanzar nuestras metas. Es un tipo de miedo que nos impide realizarnos como personas y que por lo general se presenta ante nuevos desafíos para mantenernos siempre dentro de nuestra zona de confort. Por ejemplo, cuando empezamos a auto-limitarnos ante una meta que queremos conseguir. No me digas que no hay un diálogo interno que te hace cuestionar lo que estás a punto de hacer… ¿Para qué lo voy a llamar, si me va a decir que no? ¿Por qué montar el negocio si hay otros iguales? ¿Para qué estudiar, si total reprobaré?

Sin embargo, solo depende de ti romper esa barrera que te impone el miedo, atravesar su umbral y salir de esa zona de comodidad en la que te desenvuelves para alcanzar tus sueños.

¿Sientes miedo? Identifícalo

Lo normal en aquellas personas que sienten miedo es que inconscientemente encuentran motivos para retroalimentar ese temor. Los motivos más comunes suelen ser:

  1. No estoy preparado aún.
  2. Esto no es para mí.
  3. Todavía no es el momento.
  4. No soy capaz de hacerlo.

Cualquiera de ellas sólo forma parte de un mecanismo natural que nos “protege” de experimentar la incertidumbre de enfrentar nuestros miedos. Es por ello que resulta importante identificarlo y saber cómo nos limitan.

¿A qué sientes miedo?

  • A lo desconocido, bien sean personas o situaciones.
  • Al futuro, bien sea a nivel político, social, económico, medioambiental o incluso miedos personales.
  • Miedo a la soledad, uno de los temores más típicos que afectan de tal manera que es imposible soportar estar solo.
  • A enfermedades, que muchas veces empeoran dolencias superficiales y las convierten en situaciones graves.
  • A otras personas, lo que suele desencadenar, rabia, rechazo, ira e incluso violencia.
  • Al fracaso. Otro de los más comunes, que nos paralizan y nos hacen evitar hacer ciertas cosas al atacar nuestra confianza e iniciativa.
  • Al éxito. Muchas personas quieren tener éxito, pero también les da miedo pensar en ellos.
  • A la autoridad, que con frecuencia es el resultado de una mala experiencia que se convierte en una fuerza negativa.

Superar el miedo y triunfar en todos los aspectos

Seguramente escuchaste la frase que dice: “No es valiente quien no tiene miedo, sino quien sabe vencerlo”. Y es algo de lo que particularmente disfruto mucho, ya que me hace sentir mucho más fuerte cada día.

Como te decía antes, no existe una persona que no haya experimentado miedo alguna vez en la vida. Pero lo importante es intentar que este temor no nos paralice y nos impida lograr nuestros sueños. ¿Quieres enfrentarlos? Puedes seguir estos consejos:

  1. Toma consciencia de lo que estás sintiendo. Sé honesto contigo mismo, es importante admitirlo.
  2. Realiza una lista con tus miedos. Identifica cuales son y sácalos a la luz.
  3. Investiga sobre cada uno de ellos, verás que muchas otras personas lo han sentido, eso te ayudará a no tomártelo a personal.
  4. Acepta la emoción. Entiende que no hay nada malo en temer, pero no debes permitir que la emoción te controle.
  5. Busca opciones. Piensa en revertir la situación. Pregúntate: ¿Qué beneficios me trae seguir sintiendo esto? ¿Cómo me sentiré si dejo de sentirlo? ¿Qué nuevas oportunidades hay para mi? ¿Qué pasaría si lo intento?
  6. Toma acción. Da el primer paso. Quizás no te lleve donde directamente quieres estar, pero te sacará de donde estas.
  7. Piensa de cara al futuro. ¿Cómo te sentirás cuando ese miedo desaparezca? Conecta con esa nueva sensación y has que crezca dentro tuyo.

El miedo es la peor de las limitantes. Pero lo importante es que sepas que está en tu cabeza, que tú lo has puesto allí y sólo tú puedes quitarlo. Si sucumbes ante él te estarás perdiendo oportunidades maravillosas a lo largo de tu vida. Analiza cómo te limita el miedo e intenta superarlo. Una buena manera de hacerlo es mediante el coaching. Que te permitirá liberar tu potencial, aprender a resolver por ti misma los retos de la vida y lograr el éxito personal.

Y si quieres más información te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

amor libre

Amor libre

Si amas a alguien déjalo libre.

¿Qué significa esta frase?

Porque a mi me persigue desde la adolescencia, supongo que gracias a la canción de Sting ¿la recuerdan? https://www.youtube.com/watch?v=gY2eyOk-3jM

Equivocadamente pensaba que si tenía una pareja, tenía que dejarlo y si volvía a mi, era porque era mío, si no volvía, porque no lo era. Vaya creencia que circulaba por esas épocas!!!

Qué idea más errónea de lo que es el amor y del sentido de pertenencia sobre otras personas.

Muchos años tuvieron que pasar. Muchas experiencias tuve que vivir. Pero finalmente me di cuenta que ese amor libre nada tiene que ver con dejar a alguien fisicamente. Sino, que tiene que ver con algo mucho más profundo.

Como dejar ser a la persona, lo que la persona es. Y aceptarla, amarla y por sobre todas las cosas, respetarla.

¿Amor libre versus control?

El amor libre también tiene que ver con eliminar esa necesidad que tenemos de querer controlarlo todo. De que las cosas se deben hacer como yo quiero y cuando yo quiero. Y si no sucede así, es porque no me quiere. Es decir, también tiene que ver con dejarnos de engañar a nosotros mismos. Nada tiene que ver el amor que tu pareja siente por ti, con tener que satisfacer tus caprichos.

Cada vez que quieres, consciente o inconscientemente, que tu pareja cambie algo para satisfacer un deseo o una necesidad tuya, le estás cortando su libertad, la estás reprimiendo. Así sea una tontería. Cuántas mujeres que se empecinan en que sus parejas deben hacerlas las cosas cómo ellas quieren y no hay posibilidad de variaciones. Cuántos hombres que creen tener derechos sobre nuestras vestimenta o nuestro corte de pelo. Personas que se comportan como si fueran policías aún en los actos más cotidianos de nuestro día a día. Relájate! Aunque estén casados y hayan firmado un documento ante Dios o el Juez de Paz, esa persona, no te pertenece.

¿Qué hay detrás del control y de la necesidad de pertenencia?

¿Sabes lo que hay? ¿Te has puesto a pensar en algún momento qué es lo que se oculta detrás de esto? Tómate unos segundos y piensa antes de seguir leyendo…

Lo que hay es inseguridad. Inseguridad de parte tuya, si es que eres la persona que quiere controlarlo todo. Gritas inseguridad a los cuatro vientos… Pero seguramente que ese no era tu objetivo ¿verdad?. Tú creías que controlándolo todo tenías más poder ¿es así? Que con ese poder ganarías más respeto de parte de tu pareja. ¿O que controlándolo todo te asegurabas un sitio en tu familia? Soy el jefe o la jefa.

¿Qué es lo opuesto a querer controlarlo todo?

Es dejar fluir. Relajarte y disfrutar. Aceptar que la otra persona hace las cosas lo mejor que puede y no lo hace a propósito sólo para perjudicarte. Entender, que si sigues haciendo lo mismo, no esperes distintos resultados. Y por supuesto, no te quejes de esos resultados.

Comienza a pensar en las situaciones que intentas controlar. En cómo te sientes cuando algo se te escapa de las manos. En esos momento, toma consciencia, respira y pregúntate. ¿Que pasaría si dejo de intentar controlar todo?

Tu vida comenzará a cambiar, y será para mejor. Vive y dejar vivir. Disfruta del amor libre.

Y si quieres más información sobre el Coaching Personal, te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

 

la felicidad

La felicidad

Muchas cosas leemos sobre la felicidad. Hay demasiados mitos y creencias sobre este tema. Por ejemplo que a la felicidad hay que encontrarla, es como pensar que  es algo que tengo que buscar o que tenemos que hacer para conseguirla.

También se cree que la felicidad depende de obtener algo externo o de vivir de acuerdo a los valores culturales del momento.

Estas creencias nos llevan por la vida pensando que:

  • si tuviéramos más de dinero,
  • una nueva casa,
  • un mejor coche,
  • un viaje a alguna parte del mundo,
  • la aceptación o admiración de los demás,
  • bajar esos kilogramos,
  • vernos más jóvenes,
  • tener un cuerpo más fuerte, etc., entonces vamos a ser felices.

Y hay quienes dicen que la felicidad es el estado emocional de una persona feliz; es la sensación de bienestar y realización que experimentamos cuando alcanzamos nuestras metas, deseos y propósitos.

Pero este estado sigue dependiendo de factores externos, y una vez que conseguimos nuestras metas y deseos, la satisfacción dura poco y nuevamente nos vemos en la necesidad de alcanzar otros nuevos.

¿Buscamos la felicidad o la satisfacción de una necesidad?

De esta manera, el encontrar la felicidad se convierte en satisfacer un deseo, es decir que existe una insatisfacción o una carencia de parte mía, ya que me siento necesitado o tengo un sentimiento de NO tener algo. Y como si esto no fuera poco, una vez que lo conseguimos, luego tenemos miedo de perderlo, con lo cual, seguimos vibrando en la carencia.

Todo esto viene de la falta de conexión con uno mismo, y es lo que nos lleva a vibrar esa necesidad. Es decir, el creer que la felicidad es algo que tengo que encontrar fuera de mi mismo. Cuando conectamos con nuestro ser interior, dejamos de lado las referencias externas y materiales, nos enfocamos en las cosas que nos generan bienestar, paz y alegría, independientemente de nuestro entorno y de las opiniones de los demás.

También es muy importante comenzar a observar en qué enfocas tu atención, en lo que tienes o en lo que te falta. Porque si te sigues enfocando en lo que no tienes, seguirás vibrando carencia y seguirás recibiendo más de lo mismo, es decir, insatisfacción. En cambio, sí comienzas a enfocarte en lo que tienes y a sentirte agradecido por ello, comenzaras a vibrar en la abundancia.

La felicidad como equilibrio.

La felicidad no está en ningún lugar, sino que es un estado interior de consciencia, es algo que creas en tu mente, es renunciar al cómo tengo que hacerlo y al qué tengo que hacer.

Es un estado de ser, no de estar. Para Aristóteles, la felicidad estaba relacionada con el equilibrio y la armonía, y se conseguía mediante acciones encaminadas a la auto-realización.

¿Cómo lo conseguimos? Aprendiendo a movernos entre las polaridades y también adaptándonos a los cambios.

Las polaridades existen, son como lo bueno y lo malo y no debemos ignorarlas, sino más bien, integrarlas a nuestras vidas. Sabemos que lo malo existe, porque conocemos lo bueno. Es importante, encontrar ese equilibrio que no nos haga decantar por una o por otra, sino, mantenernos en el medio.

Los cambios son constantes y por lo tanto es necesario tener la capacidad de adaptación. Si nos resistimos a los cambios o si simplemente esperamos que los demás cambien para así conseguir nuestra felicidad, significa que nos estamos decantando por una polaridad o por otra. Con lo cual se vuelve a perder el estado adecuado para encontrar ese equilibrio.

La felicidad es encontrar ese estado de quietud entre lo que los demás piensan de mí y lo que yo pienso de mí. Porque lo opuesto a la felicidad es el egocentrismo, y tenemos que evitar caer en ello.

El egocentrismo también se mueve entre polaridades, pero no intenta integrarlas. Sino que hace que busquemos estar en una, negando a la otra, o intentando evitarla, y todo eso genera la pérdida del equilibrio.

“La felicidad depende de nosotros mismos” Aristóteles.

Y no es necesario ser el más fuerte o el más especial ni hacer cosas extraordinarias. Sencillamente basta con tener una mente que no se posiciona, que no se decanta por una polaridad o por otra. Que no juzga. Y que sabe estar presente en todas las situaciones de la vida, las que nos gustan y las que no.

 

“Si estás deprimido, estás viviendo en el pasado, si estás ansioso, estás viviendo en el futuro, si estás en paz, estás viviendo el presente” Lao-Tze.

Otra razón de la felicidad es vivir en el presente. Quienes siempre piensan en el mañana o recuerdan con nostalgia el ayer solo se generan ansiedad, estrés y dejan de disfrutar el momento y la verdadera existencia.

“No hay un camino a la felicidad: la felicidad es el camino.” Buda Gautama.

Hoy te invito a que dejes de buscar la felicidad donde no la encontrarás. Deja de pensar que si consigues lo que deseas te dará felicidad. Comienza a pensar que la felicidad está dentro de ti. Y está desesperada por salir a la luz y llenar tu vida. Y que solamente tú tienes el poder de dejarla salir, de cambiar tus creencias y tus pensamientos. De comenzar no sólo a vivir en el ahora, sino de disfrutarlo. Dejando de lado la tristeza del pasado y la ansiedad por el futuro. La felicidad está en tus manos, es una decisión. Levántate cada día u decide ser feliz. ¿A qué estás esperando?

Las imágenes pertenecen a la Diseñadora Gráfica “Maciel con C.”   https://www.facebook.com/MacielSeEscribeConC/

Y si quieres más información sobre el Coaching Personal, te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

coaching

¿Coaching?

¿Te gustaría comenzar a vivir tu vida? ¿Te sientes cansado, con estrés o estancado en algún punto de tu vida?

Es igual que quieras encontrar una carrera que te apasione, comenzar tu propio negocio, explotar tu potencial, ganar mayor seguridad y autoestima, tener una mejor relación con tu pareja o hijos o encontrar esa pareja ideal. El Coaching nos acerca al logro de objetivos permitiéndonos desarrollarnos tanto en lo personal como en lo profesional. Es una herramienta que te ayuda a pensar diferente, desde otro punto de vista, a mejorar tus relaciones y profundizar en ti mismo.

Ahora mismo, sin importar a qué te dedicas, ¡puedes dar el gran paso!

¿Cómo funciona el Coaching?

Un proceso de Coaching consiste en darte permiso para realizar una búsqueda profunda en tu interior y descubrir quién realmente eres y cómo quieres vivir tu vida, el Coach te acompaña y apoya en todo el proceso y te motiva a que tomes consciencia y acción para establecer un plan que te permita alcanzar tus metas.

Te lleva a descubrir patrones de comportamiento y comunicación que has adoptado de forma inconsciente a lo largo de tu vida tanto personal como profesional y a cambiarlos cuando te limitan e impiden avanzar.

Durante cada una de las sesiones del proceso de Coaching, trabajamos el tema u objetivo que tú propones y lo hacemos como tú elijas hacerlo. La sesión es tuya y es muy importante que te sientas cómodo, pero también que sepas que no recibirás consejos de mi parte, que no te daré la solución a ninguno de tus problemas y que no tengo una receta o pócima mágica.

Todas las soluciones están en tu cabeza, sólo te asistiré para que las encuentres por ti mismo. Soy simplemente una herramienta que está a tu disposición.

El coaching consiste en liberar el potencial de las personas para que puedan llevar su rendimiento al máximo. Es un recurso, que ayuda a las personas a aprender a resolver por sí solos en lugar de enseñarles a cómo hacerlo. Al acabar tu proceso de Coaching, contarás con herramientas que podrás aplicar a lo largo de toda tu vida.

 “Debemos ver a las personas en términos de su potencial futuro, no de su rendimiento pasado.

Con el Coaching conseguirás:

  • Auto motivarte y tener suficiente energía.
  • Gestionar los cambios que te propongas.
  • Descubrir tu propósito en la vida.
  • Superar tus obstáculos.
  • Aceptarte tal y como eres.
  • Enfrentar tus miedos.
  • Modificar tus creencias limitantes.
  • Descubrir tus habilidades únicas.
  • Responsabilizarte de tus decisiones.
  • Ganar mayor calidad de vida.
  • Dejar de lado las relaciones tóxicas.
  • Y ponerte finalmente en acción para conseguir tus metas.

¿Para qué?

Para dar lugar a tu bienestar emocional y satisfacción personal.

Y para conseguir todo esto, es necesario que:

  • Seas una persona comprometida a querer cambiar tu vida,
  • Estés abierta a ser desafiada en tu manera de pensar,
  • Estés dispuesta afrontar tus miedos y a dejar atrás aquello que ya no te sirve,
  • Comiences a confiar en ti mismo.

Si cumples estos requisitos y estás listo a hacer el gran cambio en tu vida, entonces, el COACHING es para ti!

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online