sombra

Integrar la sombra

¿Qué es la sombra?

Para entender lo que es la sombra, tenemos que antes saber que la sombra es una polaridad, y como tal no existe si no existe lo opuesto.

Como el Ying y el Yang, como el bien y el mal. No sabes lo que está mal si antes no hubieras sabido lo que está bien. En este caso, lo opuesto a la sombra es lo que se puede ver, lo que muestras, lo que no está oculto de tu personalidad. La sombra es aquella parte de nosotros, de nuestra realidad que no queremos reconocer ni aceptar. Es la acumulación de todas esas características que son rechazadas por la sociedad, qué es lo que no debo mostrar de mi mismo para que no me rechacen, para ser aceptado. Todo eso que ocultas  inconscientemente y está dentro de ti, forma tu sombra. Es decir, la sombra está caracterizada por rasgos y actitudes que el yo consciente no reconoce como propio.

¿Cómo se manifiesta la sombra?

La sombra surge cuando nuestro inconsciente se manifiesta. Esto puede suceder cuando en una conversación de un tema en concreto, te sientes  avergonzado por lo que se dice o enfadado sin motivos, estas son maneras que tiene la sombra de manifestarse. También cuando dices algo y querías decir otra cosa, ¡el inconsciente te jugó una mala pasada! También se manifiesta en tu forma de hablar o de relacionarte con los demás. Con los juicios, las culpas, los chismorreos, las críticas, la envidia, las comparaciones, el miedo, la ansiedad, la depresión, etc. Es muy interesante prestar atención a estas situaciones para poder trabajarlas.

Ahora bien, no todo lo que dices o sientes forma parte de tu sombra. Es decir, si ves algo y opinas sobre eso y no va más allá, no pasa nada, pero lo que de alguna manera te altera aunque sea que te haga sentir muy eufórico o muy depresivo, significa que estas proyectando tu sombra, y ahí es donde tienes que prestar atención.

Todo lo que queremos cambiar, todo a lo que tenemos miedo, lo que nos hace enfadar, a todo lo que nos resistimos o que nos negamos a aceptar, son manifestaciones de la sombra.

Y no se trata de reprimir, sino de tomar consciencia.

Importancia de reconocer la sombra.

¿Porqué es importante reconocer la sombra? Porque nos permite encontrar nuestra plenitud. Nos lleva a nuestra integración. Porque para ser un ser completo debemos integrar las dos polaridades que coexisten dentro nuestro y lo opuesto a la sombra, es la personalidad. Comenzar a decir sí, cuando es sí. O no, cuando es no. Es decir, mostrar congruencia en las cosas que decimos y pensamos sin preocuparnos por lo que digan los demás. Este es el primer paso para  equilibrar nuestra sombra y nuestra personalidad. Y así comenzar a ser conscientes de nosotros mismos.

Y si realmente quieres saber quién eres para conseguir ser un ser completo, debes integrar esta aparente separación entre las polaridades, entre lo que está bien y lo que está mal. Saber comprender y aceptar que esa parte que llamas buena (personalidad) y esa parte que llamas mala (sombra), forman parte de tu esencia y al integrarlo surgirá tu ser completo. Por eso la iluminación no se alcanza luchando contra la polaridad, sino que se alcanza integrándola a ti.

En la sombra se encuentran todo el dolor y la frustración obtenidas de experiencias mal gestionadas en el pasado. Pero también se encuentra un enorme potencial de crecimiento. Muchas cualidades positivas están mal asociadas en nuestro interior y por ello han pasado a la sombra. Y allí permanecen inaccesibles y no son utilizadas para afrontar los retos que nos plantea la vida. Es decir, estamos desaprovechando una herramienta muy importante.

“No intentes deshacerte del mal porque el mal acabará apoderándose de ti”

¿Por qué no funciona el intentar olvidar o deshacerte de lo que te hace mal?

Porque cuando queremos deshacernos de una polaridad, automáticamente con nuestra atención le estamos dando más poder. Al querer rechazarlo, le ponemos más atención. Y como sabes, a todo lo que le pones atención, tu mente cree que estás interesado en ello y lo atraerá más y más hacia ti. Entonces no sólo no la eliminas, sino que haces que se manifieste constantemente.

¿Qué hacer ahora con la sombra?

  • Tomar consciencia de su existencia.
  • Integrar el equilibrio en todos los aspectos de nuestras vidas.
  • Mantenernos alerta de las manifestaciones de la sombra, no juzgar, aceptar, no querer tener siempre la razón.
  • Comprender que nosotros somos los únicos responsables de lo que realmente estamos viviendo.
  • Ser sinceros con nosotros mismos.
  • Comenzar a reconocernos en el otro nos ayuda a adquirir un punto de vista superior y así evolucionar.

Aunque afrontar la sombra puede resultarte difícil, es allí donde están los elementos que necesitas para vivir de forma más espontánea, plena y creativa. Cada proyección que reconozcas, cada aspecto positivo o negativo que veas en los demás y que puedas reconocer en ti, es un nuevo paso para iluminar la sombra. Al darte cuenta que las cosas que más te molestan de los demás son las que tú mismo tienes que trabajar estarás comenzando a integrar tu sombra, y por ende, a evolucionar.

“Todo lo que te molesta de otros seres, es sólo una proyección de lo que no has resuelto de ti mismo”

Siddharta Gautama Buda

Te animo a que comiences a prestar atención a tu sombra para que puedas integrarla poco a poco. Si necesitas ayuda, el Coaching Personal es una muy excelente herramienta.

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal  Online

Las imágenes pertenecen a la Diseñadora Gráfica “Francilena Carranza” Instagram: Francilenacc

 

 

 

 

 

 

 

 

apego

Apego versus desapego

Hoy hablamos de apego.

A raíz de haber publicado una postal sobre el desapego que dice “El desapego es el arte de soltar”. Se han generado diferentes opiniones entre los lectores y me di cuenta que hay personas que piensan que el despego es bueno, pero otras, no tanto. Esto es lo que hoy me lleva a querer hablar del apego, y así poder entender mejor lo que es el desapego.

El apego (o vínculo afectivo) en una relación especial que un niño desde bebé establece con un número reducido de personas, pueden ser con los padres o cuidadores, y es la manera que tiene el niño de encontrar seguridad o sentirse seguro. Esto quiere decir que si un niño siente apego por sus padres, cuidadores o educadores, es algo totalmente normal y positivo. Pueden informarse más leyendo “La Teoría del Apego” de John Bowlby.

El tema entra en cuestión cuando de adultos sentimos apego. Por nuestra pareja, nuestros hijos, nuestros amigos. O por cosas materiales, como por una casa o un coche. O por lo que sea, sólo estoy intentando dar ejemplos.

El apego es dependencia.

El problema es cuando se convierte en un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o persona determinadas, originados por la creencia de que sin esa cosa o persona, no nos es posible ser feliz.

¿Cómo saber si te estás apegando a algo o a alguien?

  • Si piensas que sin esa persona en particular no podrás vivir o ser feliz.
  • Al creer que si no tienes ese móvil, ese coche, ese bolso, ese abrigo, no serás feliz.
  • Si sientes que dejando tu casa, no encontrarás otra donde ser feliz. También se aplica a barrio, pueblo, ciudad, país, etc.
  • Si tienes que vender tu coche y piensas que al perderlo pierdes estatus y eso es lo que te hace feliz.

Ejemplos hay muchísimos, yo sólo intento dar algunos. Tú mismo debes pensar a qué te apegas. Lo que sí está claro es que independientemente de lo que se trate, si crees que tu felicidad depende de cualquier cosa o persona externa a ti, es apego.

El apego es posesión.

Amar no es querer, con querer, lo que quieres es poseerlo. Cuando quieres a alguien para ti, es como querer ponerle una cadena al cuello e intentar atarlo a tu lado para que te dé esa sensación de seguridad que estás buscando inconscientemente. Lo mismo sucede con las cosas materiales, esa necesidad que sientes por tener algo, es simplemente una necesidad oculta de inseguridad.

¿Hay solución a esto?

¡Por supuesto! Y es trabajar con lo que llamamos “desapego”. Y aquí vuelvo a la frase que publiqué “El desapego es el arte de soltar”. Soltar sobre todo las expectativas que tienes sobre esa persona o cosa. Soltar y trabajar la creencia de que sin “eso” no encontraré la felicidad.

El desapego no es indiferencia.

Trabajar el desapego no nos hace el corazón más duro. Como tampoco nos convierte en seres indiferentes o insensibles a los demás. Al contrario, nos hace mas sensibles, porque nos enseña a encontrar una manera sana de relacionarnos. Sin necesidad de querer poseer o controlar al otro. Sin adicciones, es decir, se trata de relacionarnos con los demás en libertad, pero libertad para ambas partes. Amar de forma libre y permitir que el otro también lo haga. Amar en libertad significa amar sin miedos.

“Todas las cosas o personas a las que te apegas y te hacen sentir que sin ellas no serás feliz, son simplemente resultados de tus miedos”.

Lo que te hace feliz no es la situación que te rodea, o lo que crees que necesitas tener para serlo, sino los pensamientos que hay en tu mente. Sólo tienes que tomar consciencia de ellos y cambiarlos.

Si necesitas ayuda, el coaching de vida es una muy buena herramienta.

Y si quieres más información sobre el Coaching Personal, te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

conformarse

Conformarse… ¿Por qué?

Conformarse… ¿Tienes el trabajo que quieres? ¿Tienes la relación con tu pareja que esperabas tener?¿Vives la vida que quieres?

Por qué conformarse… Si a alguna de estas tres preguntas, la respuesta es NO, sigue leyendo…

Según el diccionario. Conformarse significa “tener o dejar contenta a una persona con poca-cosa” o “no tener más remedio que aceptar lo que se hace o tiene”.

Hay otros significados, que no vienen al caso ya que con estos dos ¡creo que hay de sobra!

Primero analizamos ésta:

“Tener o dejar contenta a una persona con poca-cosa”

¿Qué sientes cuando lees esto? ¿Qué se produce dentro tuyo? No te apures e intenta prestar atención a lo que tu cuerpo trata de decirte. Piensa lentamente en cada una de las palabras de la frase…

Yo siento esa presión en la garganta. Y me viene una sensación de sentirme miserable cuando pienso en “poca-cosa”. Como que no es necesario hacer suficiente para que la otra persona esté contenta. Como que uno está dando lo que le sobra, lo que no le genera ningún esfuerzo conseguir. Digamos limosnas. ¿Te pasa a ti algo parecido?

Porque siendo sinceros, “dejar contento a alguien” nada tiene que ver con “hacer feliz”.

Y todo esto me lleva a pensar, en cuantas cosas hacemos en nuestro día a día para conformar a los demás o a nosotros mismos. Por ejemplo cuando mi hija quiere jugar conmigo y no tengo tiempo y le digo “5 minutos”. Y pienso que con eso ella estará feliz. Pero la realidad es que yo trato de conformarla y el hecho de que no pueda jugar más con ella, no la hace feliz. A lo que voy, es que creemos que conformar haciendo un mínimo esfuerzo, hace feliz a la otra persona, pero la verdad es que le genera frustración de no poder obtener lo que realmente la hace feliz.

Empecemos a tomar consciencia de lo que genera conformar a alguien, tanto en la otra persona, como también en nosotros mismo. Yo puedo hacer de cuenta que no pasa nada y seguir haciendo mis cosas, pero la cara de mi hija, es la que se me queda grabada y es lo que luego me hace sentir una miserable, que no soy capaz de hacer un esfuerzo y sacar un poco más de mi.

También sucede cuando nos conformamos a nosotros mismos.

No amo a mi pareja, no soy feliz con él o ella, pero… están los niños, está la casa, la familia… Odio mi trabajo, pero… me da el dinero para vivir.

¿Sabes la diferencia que puede haber en tu vida si dejas de conformarte y comienzas a ser feliz? ¿Sabes de lo que te estás perdiendo? ¿Te imaginas ser feliz y trabajar en algo que realmente te guste y te de satisfacción? ¿Sabes que? Si no lo intentas, nunca lo sabrás.

Vamos con la segunda…

“No tener más remedio que aceptar lo que se hace o tiene”

¿No tener más remedio? ¿De verdad que alguien nos obliga a hacer lo que estamos haciendo? Suena como muy drástico o terrible. ¡Suena a que no existe ninguna otra opción o solución!

Si piensas que sólo hay una sola solución o forma de hacer las cosas… ¡Estás frito! Deja de engañarte, sal de tu zona de confort cuanto antes.

¿Me vas a decir que no eres feliz con tu pareja y que no hay ninguna otra opción en tu vida? ¿Que porque te casaste hace 20 años y ya no es lo que quieres en tu vida, tienes que seguir aguantado? ¿Estás seguro de pensar que si dejas ese trabajo espantoso que tienes, que te come la vida y la energía, nunca conseguirás algo mejor? ¿Estas pensando realmente estas palabras? ¿Acaso cuantas vidas crees que tienes, 7 como los gatos?

Te invito a que te hagas un par de preguntas:

¿Por qué conformarse?¿Eres feliz con tu pareja? ¿Es tu pareja feliz contigo?¿Y con tu trabajo?¿Te sientes feliz en tu trabajo? ¿Eres feliz con tus hijos? ¿Son ellos felices contigo? ¿Hay algún aspecto de tu vida que necesita un ajuste?

Por suerte existen también antónimos u opuestos a “conformarse” y son  “rebelarse, sublevarse, levantarse”

¡Y a eso quiero invitarte hoy! Quizás no tengas que cambiar de pareja o de trabajo… Quizás sea sólo un cambio de actitud. Un cambio de creencias.

¿Te animas? Si no puedes sólo ¡puedo ayudarte!

Y si quieres más información sobre el Coaching Personal, te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online *Las imágenes fueron gentilmente cedidas por Ikam, diseñadora gráfica https://www.facebook.com/ikam.dotts/

ira

¿Cómo gestionar la ira?

¿Te estás preguntando porqué reaccionas como reaccionas?

Ira. ¿Te has planteado que te gustaría poder hacerlo de una manera diferente pero no sabes cómo hacerlo?

La ira es la emoción que más energía mueve y con la que más rápidamente reaccionamos. Tan rápido que muchas veces no nos da tiempo a pensar y actuamos de manera casi involuntaria.  Y eso nos acaba generando inconvenientes a la hora de relacionarnos con los demás. Gestionar las emociones es un paso enorme en nuestro desarrollo personal, no sólo nos ayuda en nuestras relaciones personales sino que también en la relación que tenemos con nosotros mismos y es por eso que es tan importante que consigamos hacerlo.

Si este es tu caso, te voy a dar unos Tips que te van a ayudar a alcanzar a gestionar la ira:

#1 Reconoce que estás enfadado. Darte cuenta en el preciso momento en que te estás enfadando ayuda mucho y es el primer paso al cambio. ¿Conoces la frase “Una vez consciente no puedes ser indiferente”? Eso significa, que una vez que lo sabes, no puedes ignorar esa situación que te molesta o genera malestar. ¡Tienes que hacer algo! Esto es cuestión de práctica, te lo prometo.

#2 Cálmate. Respira hondo y sé consciente de lo que estás sintiendo. Cuenta hasta diez y dale una pausa a tu cabeza para asimilar lo que está ocurriendo. Frena la ira con tu respiración y toma consciencia del momento presente. Date permiso de controlar tus emociones y eso te ayudará a controlar tus acciones. Demuéstrale a tu mente quién es el jefe, quién toma las decisiones ahora.

Aún hay más sobre la ira…

#3 Tú no eres la emoción. Es tu mente la que creó esa situación de ira pero ahora tienes la posibilidad de elegir si quieres seguir dándole mayor o menor importancia. Toma la decisión de salir de esa situación. Ya conoces los resultados si te quedas donde estás y el sentimiento que viene luego de reaccionar con ira y no necesariamente es el de satisfacción o felicidad ¿Verdad?

#4 Cambia la perspectiva. Invierte el pensamiento negativo por uno positivo. Busca en tu cabeza algún motivo para sentirte feliz, estás vivo y tienes la suerte de poder experimentar lo que te está sucediendo. Sencillamente piensa que todo podría ser peor y no importa cual fue el motivo que te llevó a enfadarte. Olvídalo. Deja de pensar en ello y de poner tu energía allí. Dale la orden a tu mente y escapa lo antes posible de ese círculo vicioso.

#5 Confía en ti. Puedes hacerlo, te lo aseguro. Estás listo y preparado para llevarlo a cabo. Y si no te funciona al principio, no te desanimes, como te dije antes, todo es cuestión de práctica. No importa el tiempo que necesites para hacerlo, no hay un parámetro a seguir, pero si se necesita de tu voluntad y de tus ganas de mejorar cada día mas.

 

El hecho de gestionar la ira es un simple cambio de hábito, se necesitan un mínimo de 21 días de practica para reprogramar nuestra mente y que se adapte a un nuevo hábito.

Vale la pena el esfuerzo de intentarlo. Te lo prometo, porque este es un cambio para toda tu vida.

¿Te atreves a intentarlo?

Y si quieres más información te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

 

 

timidez

¿Cómo vencer la timidez?

¿Timidez?¿Eres una persona tímida y te cuesta comenzar una conversación?

¿Sientes timidez? No te preocupes, no formas parte de un grupo reducido, al contrario, todas y cada una de las personas tenemos nuestro talón de Aquiles. Lo que ocurre, es que tú te ves a ti mismo como a un bicho raro, pero sólo si tú decides verte así, seguirás siéndolo.

Llegó el momento de decirle adiós a tu vieja personalidad. ¿Te asusta? Normal. Todos los cambios nos dan miedo, pero tienes que pensar en el resultado. Básicamente se trata de un problema de inseguridad. Pero esto, no es ningún trauma ni nada por el estilo, simplemente es un aspecto de tu vida al que no le has dedicado tu atención y a partir de ahora, lo harás, porque no sé si sabes, que a todo lo que le ponemos nuestra atención, crece.

Aquí te dejo mi pequeña guía para vencer la timidez:

#1      Para acabar con miedo a hablar con otras personas, comienza practicando frente al espejo o hablando sólo, como si estuvieras hablando con alguien más, la idea es que te vayas acostumbrando al sonido de tu voz, eso sí,  intenta hacerlo cuando no te vea nadie, porque lo más probable es que te tomen por loco o raro.

 

#2      Una vez superada esa etapa, pasa a hablar con tus vecinos, cuando subes al ascensor o pasas por la portería, comienza con mirar a las personas a la cara y decir “buenos días” o un simple “hola”, verás que no es tan difícil.

 

#3      Luego de unos días de prácticas, pasa al siguiente paso, haz una pregunta corta e impersonal, algo así como “¿cree que lloverá?” o “¿me podría decir la hora?”, verás que poco a poco tus vecinos te saludarán y sonreirán y tú sin darte casi cuenta has vencido el miedo a hablar. ¡Felicitaciones!

 

#4      Ahora toca ampliar tus horizontes. Hablar no sólo con los vecinos, también con tus compañeros de trabajo o de la universidad. Ya no caminas con la vista para abajo, ahora miras a las personas que te cruzas y saludas o haces alguna pregunta. Con el tiempo comenzarás a tener conversaciones un poco más largas. Un tip que puede ayudarte es que cuando alguien te pregunta algo, contesta e inmediatamente devuélvele la misma pregunta, si te dicen “Hola, ¿Cómo estás?”, contestas “Bien, ¿Y tú?”. De esa manera, además de responder, estás mostrando interés en la otra persona sin necesidad de buscando tema nuevo. Piensa que cuanta más atención le dediques al tema, el miedo desaparecerá antes.

 

#5      ¡En hora buena! Ya tienes tu pequeño grupo de contactos y te sientes cómodos con ellos, lo siguiente comenzar una amistad. Este es un punto importante en las relaciones porque es el momento en que tú decides, si es que el otro no lo ha hecho primero, en darle un giro a vuestra relación dejando de ser conocidos.

 

¿Cómo se logra comenzar una amistad sin sentir timidez?

Intimando. Cuando contamos nuestras cosas o escuchamos las de los demás, se van creando lazos, y así comienzan las amistades. Y para poder llevarlo a cabo, es necesario que le cuentes a esa persona algo personal tuyo. Alguna experiencia o vivencia. Algo que te una a ella a partir de ese momento. Es importante que sigas tu intuición. Y que ya tengas una idea formada del tipo de persona que es tu conocido. Es decir, que te genere confianza. Y tranquilo. Aunque quizás te sientas vulnerable o expuesto, tienes que dar el gran paso. Salir de tu zona de confort te ayudará mucho  a confiar en ti y a crecer como persona. ¡Buena suerte!

Y si quieres más información te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

guia

Guía para recuperarte emocionalmente

Esta guía te ayudará a tomar consciencia de lo que te pasa. A veces nos suceden cosas que no estaban previstas o simplemente que no pensábamos que alguna vez nos pasarían. Una separación. La muerte de un ser querido. Un despido inesperado o el darnos cuenta que lo que hacemos o la vida que llevamos, no nos hace feliz.

Esto nos lleva a experimentar una gran tristeza. Como también esa sensación de sentirnos des ubicados con nosotros mismos, de haber perdido el control, de no poder ver las cosas desde otro punto de vista, pensar con claridad o escuchar lo que los demás intentan decirnos… el caos llega a nuestras vidas y no sabemos por dónde empezar.

Es una guía simple y fácil de seguir, pero es un requisito importante, sobre todo, querer cambiar tu situación actual.

Aquí te propongo mi guía para salir adelante:

1-      Vive la emoción.

Permite que la emoción fluya con libertad, no la reprimas. Date el tiempo y el permiso que necesites para vivir el duelo y sentir todo lo que llevas dentro.

2-      Acepta lo sucedido.

La aceptación es la base fundamental para poder superar algo. Tomar consciencia que no puedes volver el tiempo atrás y nada hay en tus manos que te permita revertir la situación. No puedes cambiarlo, acéptalo.

3-      Vive el presente.

Sé consciente del aquí y ahora. Sólo viviendo el momento presente podrás liberar a tu mente de la culpa del pasado y del miedo del futuro. Corta con los pensamientos que te alejan del momento actual y experimenta. Disfruta y saborea cada momento, porque no durará una eternidad.

4-      Dirige tu energía.

Sobre todo hacia otro foco diferente a ese hecho que tan infeliz te hace.
Cuanto más pienses en eso, más energía le pones y más tardarás en superarlo. Nuestra mente es muy poderosa e intenta satisfacer nuestros deseos, independientemente de si son positivos o negativos, sólo tenemos que pensar repetidamente en algo y lo conseguiremos.

5-      Mantén tu mente ocupada.

Llegó la hora de ir al gimnasio y de empezar a correr. De comenzar ese curso que tanto querías hacer o de retomar ese hobby que abandonaste por falta de tiempo.  Busca dentro de ti algo que habías postergado que te genere pasión hacer y que sobretodo, mantenga tu mente lejos de pensamientos cíclicos.

6-      Rodéate de situaciones y personas alegres y positivas.

Esto te ayudará a salir adelante, mira películas cómicas, juega con tu mascota, sal con tus amigos y pasa tiempo con tu familia. Inunda tu alma de alegría y positivismo, recarga tus pilas, déjate querer.

Aún queda algo más de esta guía…

7-      Deja de lado el victimismo.

Deja de verte a ti mismo como a la pobre víctima a la que todo le pasa y deja de preguntarte ¿porqué a mi? Las cosas suceden porque tienen que suceder. Saber el porqué te pasó, no te ayudará a salir adelante. Piensa mejor en la meta que quieres conseguir.

8-      Empieza a ver a tus problemas como oportunidades.

Muchas veces vemos las circunstancias actuales como obstáculos y no como algo que está allí para ayudarnos a crecer, a hacernos más fuertes. “Cuando una puerta se cierra, otra mayor se abre” busca qué tienes que aprender de la situación pasada que puedas aplicar en tu vida, algo que te ayude a crecer como ser humano.

9-      Comienza a tomar tus propias decisiones.

Si las has dejado en manos de otras personas  y ahora te encuentras con que ya no tienes más ese bastón donde apoyarte y tu mundo comienza a derrumbarse, llegó la hora de experimentar cómo te sientes cuando tomas tus decisiones, disfruta de la libertad de ser tú, verás cómo llega ese empoderamiento que tanto necesitas.

10-     Decide ser feliz.

La felicidad es una elección, hazla cada día cuando te levantes y a partir de ahí, toma consciencia en cada momento que decides elegir ser feliz, independientemente de lo que ocurra a tu alrededor, crea ese nuevo hábito.

11-     Confía.

Confía plenamente en ti, puedes hacerlo. Eres el único experto que encontrarás de tu vida. No desaproveches la oportunidad de conocerte, preguntarte y encontrar las respuestas que hay dentro de ti.

12-     Empodérate.

Cuando tomamos nuestras decisiones y somos conscientes de vivir en el presente. No necesitamos de un bastón externo para ayudarnos y no vivimos nuestra vida como un drama. Elegimos ser feliz a pesar de las cosas que nos suceden y vemos un problema como una oportunidad de crecimiento, NOS EMPODERAMOS.

Si estás dispuesto a empoderarte y no puedes hacerlo solo, ponte en contacto conmigo, yo te acompañaré en el proceso.

¿Qué te ha parecido mi guía? Deja tu comentario.

Y si quieres más información te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online

amistad

La magia de la amistad

Cuando pienso en la palabra amistad, vienen a mi mente muchísimos recuerdos positivos, y a pesar de que no todas mis amistades han acabado bien o sido del todo positivas, la palabra tiene esa fuerza especial y mágica de hacer que sólo los buenos momentos vengan a nuestra mente cuando la invocamos.

La amistad es magia.

Es la magia que dos personas, indistintamente del sexo o de la edad, son capaces de crear estando juntas. Son esos lazos estrechos que nos unen, a veces por corto plazo y a veces para toda la vida.

Es olvidarse de que el tiempo pasa, de que nos vamos haciendo mayores y de que tenemos que ponernos serios.

Para disfrutar de esa magia, no es necesario que esté ocurriendo ahora, sino que intenta por un momento acordarte de alguna travesura que has hecho junto a tu amigo o de algún momento de esos que se partían de risa y no podían parar de reírse, ¡seguro que te pones a sonreír! ¡Nunca falla! Esa es la magia de la amistad.

Elegimos a nuestros amigos, a veces de manera consciente, y otras inconsciente.

Las elegimos conscientemente por algún punto en común. Vivimos en el mismo barrio, vamos a la misma escuela, al mismo club, nos gustan las mismas cosas, nuestras madres son amigas o nuestros hijos. Las opciones son montones, pero la verdad es que los elegimos.

La elección inconsciente de un amigo es algo diferente. Pueden ser las circunstancias. Que tu vecina con la que no te llevas tan bien tiene una prima, que no vive en el barrio, pero la conoces en la fiesta de su cumpleaños, a la que tu madre te obliga a ir y que obviamente te han invitado por obligación. Y resulta que acaba siendo tu amiga de toda la vida. Aunque con la vecina dejaste de hablarte… ¡desde la adolescencia!

¡Es increíble, pero es así! Tenían que ser amigos, a pesar de las circunstancias desfavorables. La magia sigue presente.

Cuando tienes un amigo, sabes que puedes contar con él sin importar si te has mudado a la otra punta del mundo o si viven en el mismo barrio. Tus amigos están siempre contigo, para tu boda y para tu divorcio. Para aguantarte, hacerte pata al salir con el amigo feo del chico que te gusta, y para escuchar tus llantos ante tu primer desamor. Ahí están siempre los buenos amigos.

La amistad es tan mágica que no necesita de un contrato escrito, sino que es sólo un simple pacto, no tiene una fecha de caducidad, sino que durará, como toda relación, lo que tiene que durar. Y variará su intensidad y proximidad, según la necesidad de los integrantes.

Cultiva tus amistades y cuida de ellas. Disfruta de tus amigos y de la magia que obtienes de su amistad.

Y si quieres más información sobre cómo puede ayudarte el Coaching te invito a que leas mi artículo ¿Coaching?

¿Por qué Coaching?

 Sol Traverso Coaching Personal Online